Boogie Woogie – Parte I

Hay una expresión que dice quesomos enanos a hombros de gigantes. El significado se refleja claramente en la evolución musical donde observamos cómo cada artista toma una serie de influencias y, en algunos casos, aporta algo novedoso, algo original y grande que otros emplearán más adelante.

Hablamos de evolución y de revolución. El Rock & Roll tuvo su revolución en los 50s, pero su gestación y evolución se produjo en las décadas anteriores del siglo XX.

Hasta la incorporación de los últimos ingredientes la bomba que estalló ya hace unos 60 años no estaba terminada, no obstante, la detonación no habría sido posible sin muchas de las aportaciones anteriores.

Hoy me voy a referir a uno de esos ingredientes esenciales, el Boogie Woogie. Es éste un estilo musical con un reflejo innegable en el sonido Rock & Roll. Para entendernos, podría decirse que el Boogie Woogie es el alma melódica del Rock & Roll, es el blues acelerado para el baile (y el sexo), es el walking bass, el ritmo insistente y machacón de la locomotora…

Para los que no os suene mucho esta forma musical, pensad en clásicos del Rock & Roll como por ejemplo “Tutti Frutti” de Little Richard. La melodía es Boogie Woogie. Apreciad las líneas de bajo que realiza nuestro amigo:

Además, qué mejor forma de valorar la importancia del Boogie Woogie en la creación del Rock & Roll que atender a lo que al respecto han comentado en alguna ocasión varios de los más grandes exponentes del Rock & Roll de los años 50.

Little Richard: «Everything I play is Boogie Woogie… Rock & Roll is just up-tempo Boogie Woogie!» «I would say that Boogie Woogie and Rhythm & Blues mixed is Rock & Roll.»

Chuck Berry: «The nature and backbone of my beat is Boogie and muscle of my music is melodies that are simple. Call it what you may: Jive, Jazz, Jump, Swing, Soul, Rhythm, Rock, or even Punk, it‘s still Boogie so far as I‘m connected with it.»

Jerry Lee Lewis: «They called it blues. They called it Boogie Woogie. Then they changed the name of it to Rock & Roll.»

Tened presente que el Boogie Woogie puede considerarse un estilo en sí mismo. Es una forma de tocar el blues (original y principalmente con el piano), y como tal ha tenido su propia evolución.

Su origen se remonta a los años 1870s en las explotaciones madereras de Texas y queda estrechamente ligado con el desarrollo y expansión de las líneas de ferrocarril construidas por trabajadores negros en el sur de Estados Unidos. Se acepta ampliamente el hecho de que el sonido rítmico de las locomotoras a su paso fue inspirador para los pianistas negros de Texas que comenzaron a crear este estilo de blues.

En palabras (en inglés) de algunos musicólogos…

“When the blues began, the countryside was quiet.  Loudest of the sounds to break the stillness was the roar of a steam train as it traced its way through the lowlands, leaving a smudge of smoke against the blue sky.  A brief moment of excitement as it passed, a shrill whistle, dipping and wailing like a blues and it would be gone.  It’s said that the engineers tuned their steam whistle ‘quills’ to play a blues but it probably just sounded like this to the field hands who knew the hour by the regular trains.” Paul Oliver.
«Anonymous black musicians, longing to grab a train and ride away from their troubles, incorporated the rhythms of the steam locomotive and the moan of their whistles into the new dance music they were playing in jukes and dance halls.  Boogie-woogie forever changed piano playing, as ham-handed black piano players transformed the instrument into a polyrhythmic railroad train.» Alan Lomax.

Esta forma musical se gesta hasta prácticamente principios del siglo XX y posteriormente se desarrolla en diferentes ciudades estadounidenses: de Texas a Louisiana, Chicago en los años 20, Nueva York a finales de los 30… y es entonces cuando alcanza su máxima popularidad durante los años 40, escuchándose por todo Estados Unidos e incorporándose a los sonidos que más tarde dieron lugar al Rock & Roll.

Sigue leyendo y os presentaré  algunas de las primeras grabaciones fundamentales del Boogie Woogie hasta su llegada a Chicago. Dejo para más adelante el desarrollo que este estilo tiene en este estado y su explosión como música de masas a finales de los años 30 en Nueva York.

Las grabaciones que os enseño a continuación pertenecen a los años 20 siendo varias las razones por las que no presento discos registrados con anterioridad:

  1. Por un lado, si bien para los 1890s ya se había grabado a artistas afro-americanos, estas muestras son muy escasas y selectivas. Estilos como el blues rural o el propio Boogie Woogie, ya sin duda existentes durante los años 10, no fueron grabados en absoluto. No es hasta que estos estilos llegan a las ciudades cuando se hacen visibles (entre comillas, ya que seguían siendo publicaciones marginales).
  2. Adicionalmente en los primeros años del siglo XX era muy común la venta de partituras y algunas canciones fueron publicadas en este formato tiempo antes a su registro sonoro. En esa época era habitual que una familia comprara partituras para interpretarlas en casa en su piano (instrumento que estaba mucho más extendido domésticamente que hoy en día). Sí encontramos canciones publicadas en papel ya para 1915 que emplean en algunos fragmentos líneas de bajo propias del Boogie Woogie.
  3. Hay otra razón, y es que simplemente algunas de estas grabaciones… ¡no se encuentran en YouTube! En todo caso, las más importantes sí que están.

TEXAS

El Boogie Woogie nace en Texas y poco a poco va madurando como estilo, siendo a mediados de los años 10 cuando comienza a asomar la cabeza en composiciones de artistas urbanos que publican las primeras partituras y grabaciones con elementos del Boogie Woogie.

Destaco los siguientes ejemplos:

GEORGE Y HERSAL THOMAS – “THE ROCKS” (FEBRERO 1923)

Dos figuras clave dentro del Boogie Woogie fueron los hermanos George y Hersal Thomas de Houston, Texas. En los años 10 publican alguna partitura (como por ejemplo el tema “New Orleans Hop Scop Blues” de 1916)  donde por primera vez se incorporan elementos del barrelhouse rural (una de las antiguas denominaciones para el Boogie Woogie) en el sonido del piano blues urbano y, asimismo, realizan algunas de las grabaciones precursoras en el uso de figuras de bajo Boogie Woogie.

La ejecución del bajo en el piano Boogie Woogie supone la mayor diferenciación estilística frente a otros estilos de piano ya populares en las ciudades como el Ragtime. El uso de la mano derecha en sí misma es similar entre ambas formas.

Atribuida a Clay Custer, que se sospecha que era un sobrenombre para George W. Thomas Jr., la pieza “The Rocks” grabada en Febrero de 1923 es considerada como la primera grabación de un blues de 12 compases en forma de Boogie Woogie.

GEORGE Y HERSAL THOMAS – “THE FIVES” (1923)

También compuesta por los hermanos Thomas, es posiblemente la semilla de la cual nacieron la mayor parte de las composiciones de piano blues de tipo Boogie Woogie en los años 20. Según Albert Ammons y Meade “Lux” Lewis (2 de los mejores pianistas que dio esta forma musical), “The Fives” tuvo una importancia enorme en el desarrollo del Boogie Woogie moderno.

De hecho, en “The Fives”, publicada en 1921 pero grabada en 1923, podemos encontrar prácticamente todas las figuras modernas de bajo (mano izquierda del piano) Boogie Woogie, incluyendo el swinging walking broken-octave bass, el shuffled swinging chord bass (ampliamente utilizado por pianistas posteriores), y el bajo stride de ragtime, coloquialmente llamado oom-pah. Incluyo estos términos en inglés porque no existe una buena traducción para los mismos y la mayor parte de la información disponible que podríais consultar al respecto se encuentra en inglés.


CHICAGO

Un punto de inflexión en el desarrollo del Boogie Woogie fue la llegada a Chicago de esta música. Los hermanos Thomas y otros pianistas procedentes de Texas emigraron hacia el norte (como otros muchos miles de negros del sur) y rápidamente marcaron su impronta en otros jóvenes pianistas locales como Jimmy Yancey o Meade “Lux” Lewis.
Aquí tenéis algunos ejemplos:
JIMMY BLYTHE – CHICAGO STOMP (ABRIL 1924)

“Chicago Stomp” de Jimmy Blythe es fundamental dado que, tras una breve introducción, presenta un pulso y espíritu Boogie Woogie hasta el final, desechando el uso de la rítmica oom-pah visible en la música Ragtime y residualmente presente en las primeras piezas grabadas de Boogie Woogie como en “The Rocks” y en “The Fives”. Se considera la primera grabación de un Boogie Woogie “en plenitud”.

 Es interesante conocer que, frente a la ejecución presente en otras canciones de Ragtime, como el “Charleston Rag” de Eubie Blake de 1917
Clarence M. Jones, profesor de piano de Jimmy Blythe, ya interpretaba el Ragtime con un matiz swing (no referido aquí al estilo de música Swing, que nacería varios años más tarde) diferente a otros pianistas y que pudo influir a su alumno que lo incorporó en su música. Blythe graba «Chicago Stomp» en April de 1924 en Chicago, Illinois, para el sello Paramount.

PINE TOP SMITH – PINE TOP’S BOOGIE WOOGIE (DICIEMBRE 1928)

Grabada en Chicago en Diciembre de 1928, es la primera grabación de Boogie Woogie en convertirse en un éxito comercial. Ayuda a establecer el término “Boogie Woogie” como nombre para el estilo musical. Como he dicho antes, existían otros términos hasta la fecha como Barrelhouse, Fast Western, etc.

 

De forma novedosa, incluye partes vocales (sin llegar a ser cantadas) en forma de instrucciones de baile por parte del interprete. Sí, todos estáis pensando en Follow The Leader o en el Paquito Chocolatero… igual igual…

MEADE “LUX” LEWIS – HONKY TONK TRAIN BLUES (1927)

Pianista de Chigago, influido por su paisano Jimmy Yancey y por los hermanos Thomas de Texas, graba por primera vez “Honky Tonk Train Blues” en 1927. La versión no se publica hasta Marzo de 1930. La pieza emula un trayecto en tren, de hecho, en la partitura de la misma cada pasaje se refiere a diferentes momentos del “viaje” del tipo: túnel, puente, silbato, etc.

 Es regrabada años más tarde y en varias ocasiones por el propio Lewis, incorporando otros acompañamientos instrumentales que apuntan a formas más modernas de Boogie Woogie.

Hasta aquí llego por hoy. En la segunda parte del artículo continuaré con la evolución del Boogie Woogie dentro de Chicago, repasando algunas grabaciones de Albert Ammons, Meade “Lux” Lewis (ya os lo he presentado hoy), y Pete Johnson.  Hablaré además de los conciertos en el Carnegie Hall de Nueva York en 1938 y 1939, donde el Boogie Woogie arrasa e inicia una locura musical que fue clave para el futuro advenimiento del Rock & Roll.

¡La cosa se pone caliente!

2 comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.