Bandas Alienígenas: Flower Travellin’ Band

En torno a 1967, el japonés Yuya Uchida viajó a Reino Unido para visitar a John Lennon, con quien mantenía amistad. Allí entró en contacto con los sonidos emergentes de bandas como Cream o la Jimi Hendrix Experience, cuya mezcla de Blues-Rock y psicodelia daría lugar al nacimiento de un sonido pesado, poderoso y contundente que a la postre se llamaría Heavy Metal.

Sorprendido por lo que vio y escuchó, Uchida regresó a Japón con la firme intención de montar un conjunto que reprodujera esa nueva tendencia. Así, reunió a varios músicos locales (incluyendo dos cantantes, chico y chica) bajo el nombre de Yuya Uchida & The Flowers, para publicar en 1968 su álbum debut Challenge!, conformado exclusivamente por versiones de artistas como Janis Joplin o Jimi Hendrix, y en cuya portada podía verse a la banda desnuda en el campo, muy en línea con el espíritu hippy de la época.

Lee más

The Clash – Give’Em Enough Rope

Artista: The Clash Álbum: Give’em enough rope
Año de publicación: 1978 Sello: CBS

Escucha el disco. Click aquí.

1 – Safe European Home

2 – English Civil War

3 – Tommy Gun

4 – Julie’s in the drug squad

5 – Last gang in town

6 – Guns on the roof

7 – Drug-stabbing time

8 – Stay free

9 – Cheapskate

10 – All the young punks (new boots and contracts)

“When you lot get out, We’re gonna hit the town

We’ll burn it fucking down, to a cinder.”

(Cuando salgas, reventaremos la ciudad, la quemaremos hasta reducirla a cenizas)

Decían los antiguos que en el punto medio está la virtud, y en el medio de dos gigantes resuena Give ‘em Enough Rope, sin perder la rabía y la crudeza del debut The Clash (1977) y aportando una visión musical más allá del punk que culminaría en London Calling (1979).  Lee más

Bandas Alienígenas: Screaming Lord Sutch

David Edward Sutch nació en Londres en 1940, y durante su adolescencia entró en contacto con el Rock ‘N’ Roll estadounidense de figuras como Elvis Presley, Chuck Berry, Little Richard, Bo Diddley, Jerry Lee Lewis o Bill Haley. Tuvo incluso la ocasión de presenciar en vivo algún concierto de estos dos últimos. Además, ya desde finales de los años 50 se dejó el pelo muy largo, siendo uno de los primeros rockeros en dejarse melena. Según contaba el propios Sutch, su trabajo por cuenta propia como limpia cristales le permitió mantener dicha estética, escondiendo habitualmente su pelo mediante algún sombrero o gorra.

Tras alguna audición que le permitió debutar como cantante en alguna banda menor, en 1960 fundaría su propio conjunto bajo el nombre de Screaming Lord Sutch and The Savages. La banda es anterior a todas las grandes bandas de rock de la escena británica que surgirían poco después, y de hecho, sería más correcto enmarcar a The Savages junto a aquellos conjuntos de primera ola como Cliff Richard & The Shadows, Johnny Kid & The Pirates o Vince Taylor.

Lee más

Tortas panaderas

Años ha,  cuando no existía twitter ni existían los grupos de facebook, las discusiones se dirimían en la misma calle, poco importaba el tema, lo importante era tener razón. El único juez era el acero, fiel democratizador de los pueblos, baluarte de los desamparados y de que los que sufren la injusticia, el acero equilibra a los grandes y pequeños, a los ricos y a los pobres, a los que no tienen ni puta idea con los que si la tienen.

 

Otra sangrienta riña ocurrió también ayer en la calle de San Bernardo.

El motivo de ésta fue tan insignificante como el de la que anteriormente relatamos.
Los dependientes de la panadería situada en el núm. 5 de dicha calle discutían ayer respecto a las verbenas que se han celebrado en los anteriores días.

Uno de los dependientes, Manuel Cartedo Díaz, que había habitado en la calle del Ave María, según en que parece cuenta con simpatías y buenos amigos, recordaba las verbenas de otros años y decía que no había fiestas mejores que las que se celebran en honor de San Lorenzo.

El compañero de Manuel negó que la calle del Ave María correspondiera a la parroquia de San Lorenzo, y por eso se suscitó entre ellos una apasionada reyerta, llegando a darse de bofetadas. Manuel, con un cuchillo, arremetió contra su compañero Nicolás Cabeza Rodríguez, causándole tres heridas en el costado izquierdo.

En grave estado fué llevado el herido a la Casa de Socorro del distrito, y el agresor, que fue detenido, al Juzgado de Guardia.

El Correo Español 13 de Agosto de 1892

James Brown – Live at the Apollo

Escucha el disco. Click Aquí.

Artista: James Brown Álbum: Live at the Apollo
Año de publicación: 1963 Sello: King

1.     Introduction to James Brown and The Famous Flames (por Fats Gonder)
2.     I’ll Go Crazy
3.     Try Me
4.     Think
5.     I Don’t Mind
6.     Lost Someone
7.     Medley
8.     Night Train

He aquí, el Rey del Funk, el Padrino del Soul… el ayatollah del rock and roll… hay cien mil etiquetas para referirse a James Brown,  quedan muy bien si eres locutor de Radio 3 pero fuera de antena solo sirven para invocar al todopoderoso Dios de la vergüenza ajena.

En un despegue fulminante, James Brown y su banda llegan a la década de los sesenta con un curriculum tremendo, no solo por los éxitos de sus singles como Please, Please, Please, Think o Try Me, que desde su lanzamiento pasarían a ser emblemas del R&B, si no también por contar con uno de los directos más enérgicos y  bregados de la escena. Precisamente cuando hablábamos de Ike & Tina Turner, apuntábamos que se les llegaba a comparar con Brown por su fuerza sobre el escenario.

Ese nivel, no era gratuito, el grado de exigencia que aplicaba James Brown a sus músicos (y también a sí mismo) podía hacer sudar al mismo sargento de instrucción de la chaqueta metálica, no obstante, llegaron a dar hasta 300 conciertos al año. El Show estaba totalmente ensayado y estudiado, se trabajaba para cuidar el más mínimo detalle… la presentación, la introducción de la banda, la entrada de  Brown con los músicos ya en escena, el final con el Please, Please, Please y la retirada del maestro con la capa… todo era parte del espectáculo.

Esa reputación fue  clave para que James Brown decidiese, en contra de los consejos del sello discográfico, publicar un álbum en directo , pensaban que sería un fracaso ¿quién va a volver a pagar por canciones que ya han salido en Lp’s y singles? no contaron con que la esencia misma de la formación era el propio espectáculo y eso era lo que iba a explotar Live at the Apollo.

Los temas suenan muy distintos en directo. Cualquier artista, si se lo trabaja, conseguirá que en concierto sean el doble de buenos que en una grabación. Y es de lo que traté de covencer a King Records.

James Brown

Mientras la crisis de los misiles en Cuba mantenía en vilo al mundo, en el Apollo Theater de Harlem, se desplegaba la artillería del Soul ante 1500 espectadores desbocados. Son ya míticas las frases introductorias del MC Fats Gonder:

Thank you and thank you very kindly. It’s indeed a great pleasure to present to you at this particular time, nationally and internationally known as the Hardest-Working Man in Show Business, the man who sings I’ll Go Crazy! Try Me! You’ve Got the Power! Think! If You Want Me! I Don’t Mind! Bewildered! Million-dollar seller, Lost Someone! The very latest release, Night Train! Let’s everybody shout and shimmy! Mr Dynamite, the amazing Mr Please Please himself, the star of the show, James Brown and the Famous Flames!

Lo que sigue, mejor oírlo, una pieza fundamental del Soul y uno de los álbumes más exitosos del género. Se palpa el ritmo, la conexión con el público, el sudor… es un disco vivo, que late.  Transmite la magia del show. Vendería millones de copias, sonaría en las radios de todo el mundo, pero también influenciaría a muchos artistas y sería un espejo en el que mirarse para otras bandas. Wayne Kramer, de los MC5, reconoció que se inspiraron en él para grabar Kick out the jams y que su actitud sobre las tablas tenían la impronta de James Brown… eso sí pasándolo por un tamiz más lisérgico.


Tres chavales = tres bandas (HHH)

_

Estos tres chavales son Alex, Marc y Koki. En los años 80 se dedicaban a hacer un fanzine sobre punk-hardcore en Banyoles (Girona) hasta que un día decidieron lanzarse a la piscina y hacer una banda.

 De su entusiasmo saldría H.H.H. (Harina de Huesos Humanos | Hardcore Hasta la Histeria) una de las bandas pioneras y más determinantes del hardcore estatal. Influidos por la música que venía del norte de Europa, y con su propio particular estilo de hacer las cosas, pronto se ganaron un gran respeto nacido de su hiperactividad y de la especial entrega con la que afrontaron su trayectoria.

 Sus ganas de moverse y de crear música no podían circunscribirse a una sola banda y a un solo estilo por lo que crearon tres grupos paralelos formados por los mismos miembros. Por un lado estaba Overthhhrow en el que cantaban en inglés (a diferencia de H.H.H.) y en el que se dejaron llevar más por sonidos trashcore y crossover. Y por otro lado estaba Rouse, un proyecto en el que se lanzaron con intensidad al punk y hardcore melódico, a parte de H.H.H. su marca más conocida.

 Durante años, alternaron diversas grabaciones con cada uno de sus grupos hasta que a mediados de los 90 los tres proyectos se disolvieron. Sin embargo, dejaron un ejemplo indeleble que no se ha diluido en el tiempo.

Rouse  -What you are know (1991)

H.H.H. son un ejemplo de lo que se puede llegar a hacer con ganas, compromiso y creatividad. Eran tiempos muy diferentes, de fanzines, fotocopia y celofan y de videoclips grabados a duras penas con cámaras VHS prestadas por algún familiar.

El batería asumió el papel de cantante en la mayoría de los temas gracias a un micro que pegaba al cuello con una especie de cuerda. Ya había aprendido a tocar la batería con botes de detergente así que no le suponía mucha dificultad.

Esta peña se lo curró tanto que lograron que su sonido fuera conocido hasta fuera del Estado. De hecho, la edición americana de la revista Maximun RnR les dedicó una meritoria crítica en la que decían nada más y nada menos: «He visto a Dios… ¡y es español!» (I’ve seen God… and he’s Spanish!). La cumbre del surrealismo es leer un artículo de cocina escrito por el cocinero Sergi Arola en el que recuerda con cariño como descubrió el hardcore-punk gracias a HHH.

Años después,  Alex seguía tocando en Euskadi con su banda llamada 25th Coming Fire; Koki es profesor de enseñanza secundaria y Marc trabaja en distribución de material hardcore. Cualquier día se les verá de vuelta a un escenario como si nunca se hubieran ido e incendiarán el local con su rabiosa velocidad; mientras tanto siguen vivos en las decenas de versiones que se han hecho de ellos. Entre ellos, el CD recopilatorio de “HHHomenaje – Pedazo de Tierra / Pedazo de Mierda”.

 

Overthhhrow – Politics (Video) |  HHH – El camino más facil (Video)

Bandas Alienígenas: Naked City

John Zorn, saxofonista neoyorkino de etnia judía es, desde mediados de los años 80, uno de los músicos más prolíficos que podamos encontrar, participando en decenas y decenas de grabaciones, junto a diferentes conjuntos, ya sea como intérprete de su repertorio, como compositor que dirige a la formación, o como productor bajo su propio sello discográfico. Si la cantidad es un elemento destacable en la carrera de Zorn, no lo es menos la calidad y la variedad de los estilos presentes en su obra, que desde el Jazz como filosofía central, se acerca a músicas tan dispares como la música clásica, la música tradicional hebrea, la música ambiental, las bandas sonoras o incluso a estilos de metal extremo como el grindcore, nada menos.

¿Un músico de Jazz que aprecia el grindcore? Lo que pudiera parecer un contrasentido se justifica aquí por el entendimiento que Zorn hace de los estilos más abrasivos del metal, poniendo el foco en la gran complejidad técnica que admiten y en una más que interesante riqueza cromática. De las varias bandas que ha conformado John Zorn en su vertiente metalera, destacaremos hoy Naked City, que entre 1989 y 1993 practicaron una mezcla nunca vista de música surf, rhythm & blues, metal, jazz y todo lo que se les pusiera por delante. Además, no podrán ser culpados de incorporar estilos de una forma superficial o pretenciosa, siendo la altura musical de la banda totalmente destacable, dominando con maestría cada género interpretado.

Lee más

Diez canciones para el Día Internacional de los Trabajadores

Hoy, primero de Mayo, es el Día Internacional de los Trabajadores, se conmemoran las luchas obreras de finales del siglo XIX en las que mujeres y hombres sacrificaron sus vidas para poder obtener derechos y condiciones laborales dignas. Lamentablemente, no es cosa de un pasado remoto, aunque nos quieran hacer creer lo contrario. Actualmente, los trabajadores son vilipendiados, la tecnología se ha empleado no para mejorar las condiciones del proletariado, si no para exprimirle y someterle. Paro, precariedad, salarios de miseria, es la realidad a la que se enfrentan los trabajadores, hoy sigue siendo necesaria la unión y la lucha de todos los trabajadores y trabajadoras.

Hemos preparado una lista musical para conmemorar este día:

1.Billy Bragg – Never Croos a Picket Line

Billy Bragg, cantautor inglés comprometido con el movimiento obrero, nos viene al pelo para abrir esta lista con una regla básica y fundamental. Nunca cruces un piquete.  Hay que saber en que lado estas.

2. Cock Sparrer – Working

Trabajar y trabajar, trabajar todo el día para sobrevivir. Paga el alquiler, paga la luz, paga los libros de los niños, paga y vuelve a pagar, sigue trabajando para comprar mierdas que no necesitas.

3. Angelic Upstarts – Two Milliom Voices

El paro es uno de los principales problemas de este país, una situación que envilece y perturba a millones de personas. Arma que bien sabe emplear el empresario, sometimiento, miedo y precarización, hay una masa de trabajadores dispuesta. Angelic Upstarts dedicaron esta canción en plena era tacheriana cuando Inglaterra se vio con dos millones de parados.

4. Dropkick Murphys – Do Or Die

Trabaja o muere, hay que crecer, renovarse, ser productivo, proactivo… es decir ser un gilipollas dócil y manso que acate  y no haga mucho ruido. Nos dijeron que había que apretarse el cinturón para que el dinero siguiera fluyendo a donde siempre.

5. The Movement – We Got Marx

Una gota de esperanza, si al final nos unimos, luchamos y seguimos adelante,  se puede conseguir.  No hay que olvidar que a pesar de la situación actual hay victorias que reafirman la lucha. Los estibadores, los trabajadores de coca-cola… hay que seguir en la brecha.

6. The Pogues – Navigator

The Pogues dedican esta bonita canción a los trabajadores que construyeron el ferrocarril: los puentes, los canales, los terraplenes y los cortes. Cavaron y dinamitaron con su sudor y sus entrañas. Nunca bebieron agua, pero si Whisky por pintas, y en sus barrios de chabolas sonaban sus canciones y sus peleas

7. Defiance – No Future No Hope

Si The Movement ponían la esperanza, Defiance nos la quitan, todos los días son iguales, te levantas a currar y siempre es la misma mierda, o esto cambia o no hay futuro.

8. The Clash – Career Opportunities

Parece que esta canción está escrita aquí y ahora. No hay salida, aunque estudies,te formes y te prepares, te espera la incertidumbre y la mierda. Miles de jóvenes tienen que emigrar en busca de un trabajo decente. Aquí solo hay salida y si te metes a policía. Así estamos.

9. Decibelios – Piara Indecente

Lo que hoy llaman la trama bien podría ser la piara. Organizarse y luchar es lo único que queda ¡Paletas al poder!

10. The Jam – The Burning Sky

Vivimos en un mundo en el que está mal visto tener tiempo libre, hay que estar ocupados, trabajar, móntate tu negocio y sube escalones. Renunciamos muy pronto a los ideales de juventud, y solo queremos escalar. Ganar y ganar. Derecho al trabajo, si, pero también derecho al descanso, al ocio.