Tortas panaderas

Años ha,  cuando no existía twitter ni existían los grupos de facebook, las discusiones se dirimían en la misma calle, poco importaba el tema, lo importante era tener razón. El único juez era el acero, fiel democratizador de los pueblos, baluarte de los desamparados y de que los que sufren la injusticia, el acero equilibra a los grandes y pequeños, a los ricos y a los pobres, a los que no tienen ni puta idea con los que si la tienen.

 

Otra sangrienta riña ocurrió también ayer en la calle de San Bernardo.

El motivo de ésta fue tan insignificante como el de la que anteriormente relatamos.
Los dependientes de la panadería situada en el núm. 5 de dicha calle discutían ayer respecto a las verbenas que se han celebrado en los anteriores días.

Uno de los dependientes, Manuel Cartedo Díaz, que había habitado en la calle del Ave María, según en que parece cuenta con simpatías y buenos amigos, recordaba las verbenas de otros años y decía que no había fiestas mejores que las que se celebran en honor de San Lorenzo.

El compañero de Manuel negó que la calle del Ave María correspondiera a la parroquia de San Lorenzo, y por eso se suscitó entre ellos una apasionada reyerta, llegando a darse de bofetadas. Manuel, con un cuchillo, arremetió contra su compañero Nicolás Cabeza Rodríguez, causándole tres heridas en el costado izquierdo.

En grave estado fué llevado el herido a la Casa de Socorro del distrito, y el agresor, que fue detenido, al Juzgado de Guardia.

El Correo Español 13 de Agosto de 1892

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *