Bandas Alienígenas: Electric Eels

Dentro de los grupos musicales que han ido y que irán teniendo cabida en esta sección, encontramos algunos con una larga y consistente carrera (Can, Parliament Funkadelic o Captain Beefheart), otros con un breve periodo dorado de 2 o 3 discos (Gang Of Four, Magazine o Devo), y otros que prácticamente no publicaron discos oficiales siquiera, pero que generaron impacto por alguna razón.

En esta última categoría suelen encuadrarse bandas que tomaron parte de escenas incipientes, y que vieron truncada su trayectoria antes de darse apenas a conocer, o grupos que con el paso del tiempo han despertado algún interés no tanto por su calidad como por mostrar una crudeza y una contundencia adelantadas a su tiempo de alguna manera.

Entre esas bandas tenemos que citar a Electric Eels, formación proto-punk que no os va a cambiar la vida ni mucho menos, pero que forjaron una cierta leyenda en Cleveland, Ohio a principios de los 70, algún año antes de que emergieran bandas como Rocket From The Tombs (de los que hablaremos algún día), y sus hijos bastardos Dead Boys y Pere Ubu.

El grupo existió únicamente entre los años 1972 y 1975, estando formados inicialmente por el vocalista (y clarinetista eventual) Dave E. McManus, y por los guitarristas John Morton y Brian McMahon. Algunos baterías pasaron por la banda cada cierto tiempo, y también algún otro guitarra, pero el grupo nunca tuvo un bajista.

El líder musical era John Morton, si bien todos los miembros contribuían a las canciones y aportaban su carisma. Así, por ejemplo, el cantante Dave E. McManus supuso una importante influencia de juventud para Stiv Bators (futuro cantante de Dead Boys), tanto en su forma de cantar como en su puesta en escena.


Single grabado en 1975, pero publicado en 1978, con Cyclotron en la cara B

Durante su corta trayectoria, practicaron una música totalmente precursora del punk, jugando también con algún tipo de experimentación/provocación, incluyendo martillos y yunques, cortadoras de césped, y demás objetos que hicieran mucho ruido. Por descontado que eso provocó que fueran vetados de muchos sitios, antes incluso de haber tenido ocasión de tocar en ellos.

En definitiva, se dice que apenas dieron un total de 5 conciertos durante su fugaz existencia, acabando además varios de ellos en trifulcas con público y policía. Consecuentemente, el contexto de trabajo más habitual para Electric Eels fue el local de ensayo. Tal es así, que las únicas grabaciones existentes con material de Electric Eels proceden fundamentalmente de algunas de estas sesiones privadas.

No es por tanto fácil saber hasta qué punto esos temas registrados son representativos del repertorio que la banda manejara en sus primerísimos años de vida, o si eran habituales otras canciones que no llegaron a grabar. Bastante factible, atendiendo a la naturaleza del conjunto.


Wreck & Roll, otro tema grabado en 1975

Sin poder prosperar demasiado en la escena, y un tanto hastiados de tantas puertas cerradas, Electric Eels se disolvieron en 1975, pasando más adelante algunos de sus componentes a formar parte de bandas como The Styrenes o The Cramps.

Dejaron, si bien no un gran legado discográfico, una profunda marca en la escena de Cleveland del momento, y al menos un pequeño puñado de temas interesantes para salpicar cualquier lista de canciones creada en torno al punk de los años 70.

Entradas Relacionadas:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *