Bandas Alienígenas: The Collins Kids

Oklahoma vió nacer a los hermanos Collins en los primeros años de la década de los 40. Lawrencine May Collins, “Lorrie”, lo haría el 7 de Mayo de 1942, y su hermano pequeño Lawrence Albert Collins, “Larry”, el 4 de Octubre de 1944. Ambos vivieron sus primeros años en los alrededores de Tulsa junto a sus padres, granjero él y cantante y mandolinista amateur ella. Posiblemente fue la afición de su madre a la música la que ayudó a que fundamentalmente Lorrie, ya desde pequeña desarrollara un talento especial para la música y la actuación.

Para 1953 la familia se mudó a California para intentar potenciar la carrera de Lorrie que ya había ganado algún certamen local previamente. En ese momento, aún con 9 años, Larry no había tenido demasiado margen para mostrar de lo que era capaz. Esto ocurriría por poco tiempo, ya que rápido empezaría a sacar chispas a la guitarra que le habían comprado apenas un año antes. Alcanzaron el punto en el que vieron que podían conformar un dúo musical y algún tiempo después participaron en un concurso organizado por el aclamado Town Hall Party. Al día siguiente, ya fueron contratados para actuar en televisión.

El virtuoso guitarrista rockabilly Joe Maphis apadrinó a Larry Collins y comenzó a formarle concienzudamente en la guitarra, actuando juntos de vez en cuando en el programa y haciendo de él un destacado solista ya para 1955, contando con tan sólo 11 años. Ambos compartían además el uso de las guitarras Mosrite de doble mástil lo cual era además un puntazo visual para los espectadores de aquella época.

Pero más allá de sus participaciones junto a Maphis, la mayor producción de Larry se centro en la realizada junto a su hermana, y así, bajo el nombre de The Collins Kids tuvieron asegurada su aparición en televisión desde 1956 hasta 1958. Fue un periodo corto, aunque tal vez no tanto si tenemos en cuenta la especial velocidad a la sucede todo lo relacionado con los medios audiovisuales.  Realizaban habitualmente buenas versiones de hits del momento como Let’s Have a Party de Wanda Jackson, o High School Confidential de Jerry Lee Lewis.

Si bien gran parte de su fama se cimentó en sus constantes apariciones en televisión, apoyados en un componente estético importante, con sus llamativos ropajes country y guitarras, durante esos años grabaron también unos cuantos singles, componiendo su propio material, dejando claro que no querían limitarse a ser dos monos de feria que entretuvieran al personal, sino que tenían algo que decir por sí mismos. La verdad es que algunos de sus temas son bien interesantes, y siendo especialmente memorables Whistle Bait y Mercy que destacan por ser posiblemente las dos piezas más cañeras que realizaron (y por tanto con mayor vigencia actualmente).

A medida que pasó el tiempo, y con esas edades no es necesario demasiado, la audiencia se iba fijando cada vez más en la “floreciente” Lorrie. En definitiva, y siendo simple para que me entendáis, lo que al principio era una pareja de hermanos muy pequeños en la cual destacaba el talento a la guitarra de Larry, con el tiempo paso a ser una pareja formada por un niño crecido ya no tan dulce y por una chica ya convertida en mujer. El foco comercial fue por tanto desviándose, y el material romántico cantado por Lorrie tenía más sentido. Que conste que las canciones melódicas que cantaba Lorrie eran realmente buenas, por lo que este párrafo no pretende ser una crítica negativa hacia ellas.

En línea con la tendencia comentada anteriormente, Lorrie probó alguna que otra actuación en solitario y, más adelante, en algún dueto con Ricky Nelson, su pareja sentimental por algún tiempo. Más tarde, con 17 años, se casaría con el mánager de Johnny Cash, que la doblaba en edad. Para 1962 pusieron punto y final a las giras y grabaciones de los hermanos Collins, centrándose Lorrie en su recién estrenada maternidad. Algunos años más tarde, con un Larry ya bien crecido, siguieron participando en algunos espectáculos, fundamentalmente televisivos, si bien sin la gracia y el éxito de antaño.

A principio de los años 90 volvieron juntos a los escenarios aprovechando el revival rockabilly y la multitud de personas que les reivindicaron, como ha ocurrido otras veces con otras bandas con la ayuda de la mayor difusión que permite internet (como con los Sonics, por ejemplo). Sus armonías vocales ya no funcionan igual que en los 50s ya que sus voces han cambiado, y la distancia entre sus de tonos también ha variado (no es lo mismo el todo de un niño de 12 años frente al de una niña de 14, que el tono de un señor de 62 frente al de una señora de 64 años). No obstante, el desenfreno a la guitarra de Larry sigue siendo notable, pese a que ya peine canas.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *