Entrevista a Futuro Terror

 Nuestro nuevo colaborador Edu se lanza a hacer unas preguntas a FUTURO TERROR con motivo de la salida de su último LP “Precipicio” que acaba de publicar BCORE con muy buenas críticas.

 

Edu: Antes de nada, enhorabuena por la selección para el ciclo AIEnRUTa. Sorprende gratamente veros en una lista que parece más orientada a bandas de pretensiones profesionales y/o que practican estilos más comerciales, y también el criterio de un jurado de periodistas y programadores de salas con un grupo que en las entrevistas no suele callarse su opinión sobre la escena y la prensa musical, el patronazgo de eventos y circuitos por grandes marcas, los megafestivales, etc…

Jose: Muchas gracias por la enhorabuena, no digas muy alto lo de nuestra opinión a ver si nos lo van a quitar jajajaja. No, es broma, la verdad es que las críticas que hacemos son algo que casi todo el mundo piensa, y en realidad no van contra sujetos individuales en concreto sino más contra el sistema en sí. Es decir, los negocios en un mundo capitalista se rigen por las normas del sistema capitalista, no es que sus dueños sean malas personas, es que juegan con esas normas porque son las que hay. En un mundo como el musical en el que apenas hay regulación ni estructura sindical pues claro, más injusticias todavía, pero ya digo, la culpa es nuestra de los músicos por no organizarnos y por no alzar la voz, yo la alzo solo un poquitín y ya parece que soy super revolucionario, pero en realidad es porque hay una mayoría que tristemente se calla por miedo a no entrar en ciertos circuitos, festis, etc.

 

Edu: Haciendo media de los tres discos, está claro que sigue habiendo una marca de la casa tanto en lo musical como en las letras, pero que como es lógico, vais asimilando influencias de lo que veis, oís o vivís según el momento, y deshaciéndoos de otros sonidos. Hablando con otra gente sobre Futuro Terror, tengo la impresión de que sois banda con seguidores a los que les pesan los cambios: “Los Plátanos y Ansaldo si me molaban pero esto no;  el primero de Futuro era punk pero luego ya es pop…..” Seguramente a Precipicio le caiga el sambenito de ser  “oscuro y triste”.

J: En realidad, la gente que necesita que algo sea Punk o que sea Pop o que sea alegre o que sea triste para que le guste, suele ser gente a la que no le interesa tanto la música como otras  cuestiones. Todas las personas que conozco a las que les gusta realmente la música escuchan mil etiquetas diferentes y les fascinan canciones que expresan distintas emociones y se mueven en categorías diferentes. Yo llevo tiempo más interesado en crear algo que se mueve en las categorías de lo trágico y lo épico. Me la pela mucho si es punk, pop, bakalao, regaeton o copla. Eso si, el chandal metal nunca lo entendí jajajajaja Pero volviendo a la pregunta, cada vez que haces algo nuevo, hay gente nueva a la que le interesa y gente a la que le deja de interesar, y creo que la gente que se preocupa por ello termina desviándose de su objetivo artístico para de alguna manera venderse. Nosotros hacemos lo que nos gusta a nosotros, que es lo que siempre hay que hacer, dicho esto, mi banda favorita de este país es Fasenuova, y creo que en parte han llegado a hacer la maravilla que hacen porque jamás se preocuparon por contentar a la peña.

 

Edu:En una conversación con un amigo común, él reflexionaba sobre que la mayoría de la gente que escucha música, parece necesitar compulsivamente comparaciones: que el disco de Mengano suene al tercero de Fulano; etiquetarlo con el estilo X o la escena Y; y que si no lo ubican o les suena medianamente novedoso, (si esto es posible a día de hoy) ya no es gran cosa. Nos arriesgamos a que ahora si ya no se pillan los riffs a lo Wipers, Radioactivity o Parálisis, el rock-critic de andar por casa se decepcione.

J: Pues creo que ya está contestado con lo anterior, pero básicamente el rock-critic sin saber muy bien lo que es un rock-critic me suena a persona muy aburrida. En cualquier caso en este país no se hacen críticas malas, o se hacen a escondidas, los medios casi siempre dicen que todo es mejor que lo anterior. Así que creo que no nos arriesgamos a nada. Podríamos hacer un disco de techno-house (que sería un truño porque no tenemos ni idea de esa música) y muchas revistas dirían que es la hostia

Edu:Puede decirse a grandes rasgos que os caracterizáis por un estilo en los textos de corte tenebrista, retratar la realidad social como poco alentadora y las relaciones sentimentales cuanto menos como complicadas  (básicamente el mundo que nos toca vivir a menos que seas extremadamente naíf). Difícil casar con un público bajo el síndrome del frat,  que a día de hoy , parece que al asistir a un concierto sólo busca una especie de juerga padre-erasmus algo artificiosa, corear letras pueriles, bailar la conga y grupos “divertidos”.

J: jajajaja es cierto que eso del síndrome frat existe, pero bueno, no hay que exagerar, la mayoría de gente tiene momentos frat y momentos de ser un poco más seria jajaja, Nosotros tenemos mucha suerte a la hora de conectar con el público porque hacemos canciones que en realidad entran muy bien, tienen estribillos. Imagínate la gente que hace industrial así un poco experimental y eso, para ellos nosotros seremos un grupo súper frat, jajaja.

 

Edu:Según el catecismo de muchos músicos o artistas, no suele reconocerse el beber directamente de otras fuentes, y sí el proclamar que se “caga arte” (cierto también que algo como “generar incendios de nieve con una lupa enfocando a la luna” no salen de Espronceda). Vosotros no tenéis rubor en reconocer vuestras lecturas, películas o discos de cabecera, montar con ellos collages para textos y guitarras, con lo cual cada disco funciona como un catálogo de filias y pasiones, a modo de fanzine sónico. ¿Está la originalidad  sobrevalorada? Personalmente, si un disco me parece bueno, no lo lastra que “huela” a otros o sea un ejercicio de estilo (véase Coneheads, por ejemplo).

J: El arte no se caga, el arte normalmente se trabaja, y además el arte es una continua reinterpretación de referentes, yo creo que el problema de que la gente piense que caga arte es que en los colegios no se estudia historia del arte con Gombrich. El arte siempre es expresión de lo que pasa a tu alrededor y sobre todo reeinterpretación de un montón de referentes artísticos que te interesan. Yo para escribir las letras intento leer mucha poesía y aprender, y evidentemente no tengo problema en decir que aprendo muchísimo de grupos de ahora incluso de amigos míos como Nico de Fantasmage o Diego de la Plata o Hugo de Sierra. Dicho esto no creo tanto en el hecho de que la originalidad esté sobrevalorada como en el hecho de que la originalidad normalmente es una gran mentira.

 

Edu:Como fan de la literatura y el cine fantástico y de ciencia ficción, aplaudo que se dignifiquen como formas de expresión tan válidas como  otros géneros “mayores” o de pedigrí más cultureta; y particularmente en el campo del rock,  hacerlo sin caer en los tópicos de una imaginería ultraclonada y resobada por cientos de bandas tras  los Cramps o los Misfits…

J: Muchas gracias por el piropo, en realidad hay muchísimo material de una calidad brutal sobre todo en los rusos de principios del siglo XX, también me gusta romper esa idea capitalista que hay hoy día en el imaginario de la gente de que la URSS era una especie de lugar escalofriante en el que no se podía crear, cuando en realidad durante mucho tiempo fue vanguardia de muchas cosas que desconocemos.

 

Edu: Hablemos un poco de política, aprovechando la militancia de Jose. Como parece narrar “Eurasia ya no es nuestra”, en cada vez más países de Europa, la derecha ha avanzado colonizando instituciones y arraigando en la ciudadanía; sin que nadie se diera cuenta lo mismo que no notas que tienes el pelo más largo el jueves que el miércoles, como decía Joe Strummer. Como implicado, ¿qué solución ves a una izquierda que en general se ve autocomplaciente y desdibujada, que ha perdido la credibilidad y el contacto con la calle?

J: Necesito muuuuuchas palabras para contestar a esto como es debido. Pero básicamente la solución que yo veo pasa por una organización de izquierda en la que pierda peso lo electoral y gane peso lo organizativo. Es decir, una organización de izquierda que esté más preocupada por trabajar en la calle como tú dices. Los partidos de izquierdas han pasado de ser partidos con una organización sectorial que trabajaban mucho dentro de la fábrica, el sindicato y el movimiento vecinal a ser partidos que se organizan en áreas de trabajo temáticas que terminan siendo tremendamente endogámicas. Organizan actos y formaciones interesantísimos a los que solo asiste gente que ya está más que concienciada. Ese es uno de los mayores problemas, ahora con la irrupción de podemos y el discurso de la transversalidad hemos retrocedido muchísimo en ese sentido y es algo súper preocupante. La gente se ha desmovilizado pensando que con un buen resultado electoral se pueden cambiar las cosas, pero estar en las instituciones burguesas sin que haya un verdadero tejido social organizado y de izquierdas no sirve absolutamente para nada. Siento decirlo, pero es así. Así que toca trabajar muchísimo en concienciar a la gente, generar tejido, y sobre todo muuuuuucha solidaridad. Ese es el camino.

 

 

Edu: En el siglo pasado, Jose Antonio hablaba de la dialéctica de las pistolas y los puños cuando se ofende a la justicia o a la patria; a la vista del desenlace de las manifestaciones durante el referéndum independentista, solo habría que hablar de porras para refrescar el discurso. ¿Cuál es el futuro de organización social cuando cualquier movimiento de protesta es criminalizado tachándolo de extremista y antidemocrático e ipso facto reprimido?

J: Bueno, es que en realidad poco ha cambiado desde el siglo pasado, ya sabes, lo de que se dejó todo atado y bien atado no es ningún chiste. Por eso el futuro de la organización social pasa por generar espacios de reflexión e información al margen de los medios de comunicación que están todos controlados por grandes empresas, y también pasa por modernizarse un poquito, igual empezar a hacer otro tipo de protestas un poco más originales. Vivimos en un mundo llenísimo de contradicciones que se pueden poner fácilmente en evidencia. Pero bueno ahora mismo creo que lo más importante es que plataformas como la red de solidaridad popular o los distintos colectivos antifascistas sean capaces de estar bien organizados y de responder a lo que se nos está viniendo encima. La mejor arma contra el fascismo es la solidaridad como decía antes. Es importante que toda esa gente que piensa que es muy patriota pero que es de clase obrera se dé cuenta que intereses defienden unos y que intereses defienden otros y que sus intereses no los defienden ni Rajoy ni Puigdemont, sus intereses los defienden los que son trabajadores como ellos y para defenderlos hay que organizarse. La patria debe ser algo de lo que sentirse orgulloso cuando no es algo que te oprime. Y si eres trabajador y vives en un país capitalista primero deberías preocuparte por cambiar tu país y luego ya sentirte orgulloso de él, pero en cualquier caso es sólo eso, un constructo político, la solidaridad debe traspasar todas las fronteras siempre.

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *