FairyTale of New York, un villancico peculiar.

¿Existen villancicos que se salgan de las típicas chorradas sobre campanas, nieve, pastorcillos o moñerías que con solo oírlas sube el azúcar en sangre?

La respuesta es sí, y aunque aquí la estampa navideña sea la del cuñado azufrado cantando en mangas de camisa pero mira como beben los peces en el río, en las islas británicas la Navidad tiene como banda sonora a los Pogues.

El single Fairytale of New York se convirtió en un éxito navideño cuando fue lanzado por primera vez en 1987, pero tras su reedición por el 25 aniversario, cada año vuelve a copar las listas de ventas tanto en Reino Unido como en Irlanda. Convirtiéndose en uno de los temas emblemáticos de estas fechas.

La canción narra la historia de un inmigrante irlandés en el Nueva York de la década de los 40, que durante la Nochebuena se encuentra pasando la borrachera en una celda. A sus oídos llega la voz de un viejo cantando un tema tradicional irlandés, esto hace que comience a recordar su llegada a América, también por Navidades, junto a su pareja, y como todos sus sueños e ilusiones con los que se aventuraron a hacer el viaje acabaron rotos.

It was Christmas Eve, babe
In the drunk tank
An old man said to me
“Won’t see another one”
And then he sang a song
‘The Rare Old Mountain Dew’
I turned my face away
And dreamed about you

Got on a lucky one
Came in eighteen-to-one
I’ve got a feeling
This year’s for me and you
So, Happy Christmas
I love you, baby
I can see a better time
When all our dreams come true

“They’ve got cars big as bars
They’ve got rivers of gold
But the wind goes right through you;
It’s no place for the old
When you first took my hand
On a cold Christmas Eve
You promised me Broadway
Was waiting for me

“You were handsome!”
“You were pretty
Queen of New York City”
When the band finished playing
They howled out for more
Sinatra was swinging
All the drunks, they were singing
We kissed on a corner
Then danced through the night

The boys of the NYPD choir
Were singing ‘Galway Bay’
And the bells were ringing out
For Christmas day

“You’re a bum, you’re a punk”
“You’re an old slut on junk
Lying there almost dead
On a drip in that bed”
“You scumbag, you maggot
You cheap lousy faggot
Happy Christmas, your arse
I pray God it’s our last”

The boys of the NYPD choir
Still singing “Galway Bay”
And the bells are ringing out
For Christmas day

“I could have been someone”
“Well, so could anyone
You took my dreams from me
When I first found you”
“I kept them with me, babe
I put them with my own
Can’t make it all alone
I’ve built my dreams around you”

The boys of the NYPD choir
Still singing “Galway Bay”
And the bells are ringing out
For Christmas day

Era nochebuena, nena,
en la celda de los borrachos,
un viejo me dijo,
“No veremos ninguna más”,
y luego cantó una canción,
The Rare Old Mountain Dew
giré la cara
y soñé contigo.

Fui afortunado,
gané una buena apuesta, 18 a 1,
tengo la sensación
de que este año va a ser nuestro.
Así que feliz Navidad.
Te quiero, nena,
puedo ver tiempos mejores,
en los que nuestros sueños se cumplan.

“Tienen coches enormes,
tienen ríos de oro,
pero un viento gélido que te atraviesa.
No es lugar para viejos,
cuando me cogiste la mano por primera vez
en una fría Nochebuena,
me prometiste que Broadway
me estaba esperando.”

“Eras guapo,”
“y tu hermosa,
la reina de Nueva York.”
Cuando la banda paró de tocar,
aullaron pidiendo más.
Sinatra y su swing,
todos los borrachos cantando,
nos besamos en la esquina
y bailamos toda la noche.

Los chicos del coro de la policía
cantaban “Galway Bay”,
y las campanas tañían
por Navidad.

“Eres un mierda,
un delincuente,”
“tu una vieja puta yonki,
sedada y medio muerta tirada en la cama.”
“Escoria, gusano,
maricón de tres al cuarto,
“Feliz navidad”, y una mierda,
rezo para que sean tus últimas.”

Los chicos del coro de la policía
cantaban “Galway Bay”,
y las campanas tañían
por Navidad.

“Podría haber sido cualquier cosa
Bueno, como todos,
me quitaste mis sueños
en cuanto nos encontramos.”
“Los guardé conmigo, nena,
los puse con los míos,
y no puedo hacer esto solo
he construido mis sueños entorno a ti.”

Los chicos del coro de la policía
cantaban “Galway Bay”,
y las campanas tañían
por Navidad.

 

Una historia peculiar para un villancico y sin embargo bastante usual dentro de la temática de los Pogues. Es el relato de unos perdedores. La idea comenzó a fraguarse años antes, al parecer por el vacile de Elvis Costellosu productor por aquel entonces– que les desafió a escribir una canción navideña. A la banda le pareció buena idea y tanto Shane Macgowan como Jem Finer, los compositores habituales, se pusieron a trabajar. El primer esbozo consistió en una balada sobre un marinero que no puede pasar la navidad con su familia, rápidamente lo descartaron por moñas.

El resultado final vendría en buena parte gracias a la película de Sergio Leone, Once Upon a Time in America -Érase una vez en América – que el grupo había visto hasta partir la cinta durante los largos viajes de su gira europea del 85. Le había marcado enormemente y de ahí que decidiesen situar la acción en el Nueva York de los años 40 pese nunca haber visitado la ciudad. Incluso el mismo título de la película abría la acción para un cuento: érase una vez

La elaboración llevo hasta dos años de arreglos, ajustes y cambios. La imagen que tenemos de Shane Macgowan es la de un borrachín colgado de una barra tarareando viejas canciones, pero lo cierto -y los propios miembros de la banda así lo reconocen- es que era muy meticuloso y perfeccionista con las composiciones. De su mente salió el diálogo de los enamorados que caracteriza a la canción, es el contraste entre su voz y la de Kirsty MacCollen principio iba a ser la bajista Cait O’Riordan pero abandonó la banda–  el que da fuerza al tema.

La historia final si bien cruda y melancólica, está abierta a interpretación y es cierto que a pesar de todo los versos finales dejan un atisbo de redención. ¿Acaso no se trata de un villancico?

El chico es un desarrapado que vive en la calle y acaba de ganar una apuesta a los caballos con una probabilidad casi nula, de 18 a 1, por lo que no sabes si está diciendo la verdad.
Ambos personajes son versiones de mi mismo, me identifico con el hombre porque es un embustero y me identifico con la mujer porque fui cantante y alcohólico. Estuve también en hospitales sedado y también he estado en una celda para borrachos en nochebuena

Shane MacGowan

Como apuntábamos al principio, la canción tuvo una buenísima acogida desde su lanzamiento en las navidades del 87. A pesar de las reticencias de los medios para pinchar un villancico cuyos protagonistas se lanzaban insultos como ‘puta’, ‘yonki’, ‘saco de mierda’ o ‘maricón’, coparon los TOPS de Irlanda y Reino Unido.  Relanzó la carrera de Kirsty MacColl como solista –fallecida en el año 2000 en un accidente– y sirvió para apuntalar la trayectoria de los Pogues como anticipo a su tercer y más aclamado álbum If I Should Fall from Grace of God, en un momento en el que el grupo se encontraba en un punto errático tras la marcha de su bajista Caite O’Riordan, desavenencias con su productor y problemas con su sello. En realidad a través de Fairytale of New York, The Pogues,  encontraron su propia redención.

Entradas Relacionadas:

Un comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *