It don´t mean a thing if it aint´t got that swing

Si tuviera que listar de una manera rápida y simple los ingredientes básicos del Rock & Roll, en cuanto a estilos musicales se refiere, propondría los siguientes: Blues, Góspel, Jazz y en menor medida Country.

Hasta ahora he tratado alguno de estos elementos, como el Boogie Woogie (entendido como una forma muy bailonga de Blues) y el Góspel (que como he intentado mostrar aporta en gran parte el arrebato espiritual y físico, el éxtasis y el trance).

Hoy por tanto, y para seguir aportando perspectivas diferentes para entender la gestación del Rock & Roll,  toca escribir sobre la contribución que sin duda tuvo la música Jazz en esta historia que os voy contando.

La propia evolución del Jazz, como la del Blues o el Gospel, abarca numerosas décadas y personajes. Para hacerlo más sencillo, y para que se vea más claro cómo en efecto el Rock & Roll tiene un “porcentaje” de música Jazz en su “composición química”, no comenzaré por los complejos inicios de la música Jazz, sino que voy a tomar como punto de partida el Swing.

Como forma musical, el Swing tiene su origen en el Hot Jazz surgido en Nueva Orleans en los últimos años del siglo XIX y primeros del XX, y desarrollado también en ciudades como Chicago o Nueva York. En base a este sonido, durante los años 20 fueron surgiendo bandas con un mayor número de músicos (big bands), entre las que destacan las orquestas de Fletcher Henderson, Paul Whiteman, Duke Ellington o Earl Hines.

Ante tanto instrumentista junto, y en oposición a la improvisación tan común en las primeras formas de jazz, al de pocos años se hizo frecuente la figura del arreglista. No quiero decir que la improvisación desapareciera, pero, a diferencia de lo que ocurría con la música de Nueva Orleans, donde un instrumento llevaba una melodía, alrededor de la cual el resto de instrumentos improvisaban al unísono, ahora nos encontramos con unas partituras para cada instrumento y unos momentos concretos donde aparecían los solos, principalmente improvisados. Esta nueva forma de Jazz, eminentemente para big band y “arreglada”, es la que en esencia terminó denominándose Swing.

Como siempre en la música, no podemos referirnos fácilmente a un momento concreto como el nacimiento oficial del Swing, no obstante, algunos eventos fundamentales fueron el concierto de la orquesta de Benny Goodman en el Palomar Ballroom de Los Ángeles en Agosto de 1935, como cierre a su primera gira por los Estados Unidos, o las actuaciones de la orquesta de Chick Webb en 1931, como banda residente en el Savoy Ballroom de Harlem, Nueva York.
Comento ahora una breve bio de algunos de los líderes de algunas de las orquestas de Swing más importantes (no siempre necesariamente las más exitosas…):

BENNY GOODMAN

Clarinetista blanco de Chicago que desde mediados de los años 30 lideró algunos de los combos y orquestas más populares en los Estados Unidos. Contrató los arreglos de Fletcher Henderson, quien en los años 20, con sus propias bandas, sembró el camino para el surgimiento del Swing.

Por sus orquestas pasó gente como el batería Gene Krupa, el “metalofonista” Lionel Hampton o Charlie Christian, posiblemente el primer héroe de la guitarra eléctrica, permaneciendo en la orquesta de Goodman entre 1939 y 1941.

Os pongo ahora un par de videos, éste en formato orquesta:

“Sing, Sing, Sing” (1937)

Y éste en formato cuarteto:  “I Got A Heartful Of Music” (1937)

COUNT BASIE

Pianista afro-americano de Nueva Jersey pero que forjó su carrera trabajando en Kansas City, principalmente. Tras pasar por varias bandas, en 1929 entró como pianista en la orquesta de Bennie Moten, hasta la muerte de éste en 1935, formando entonces su propio conjunto con algunos de los músicos de Moten.
La música de Count Basie tenía un mayor poso Blues que la de Benny Goodman, pasando por sus orquestas gente como el saxofonista Lester Young o la cantante Billie Holiday.
Una de sus canciones más afamadas es “One O’clock Jump” de 1937:

DUKE ELLINGTON

Pianista nacido en Washington DC que desarrolló la mayor parte de su carrera en Nueva York. Está considerado como uno de los más importantes compositores del siglo XX, en general. Dentro del Jazz, el mejor. Elevó el Jazz a la categoría de arte, y su trayectoria abarca desde el año 1914 hasta 1974, año de su muerte.
Decir que Duke Ellington hacía música Swing, no sería del todo correcto, y sería un pequeño menosprecio a su música, no obstante, trabajó mucho en formato big band y su labor como compositor y arreglista era todo un referente para sus contemporáneos, (y lo sigue siendo hoy en día, y lo será por siempre).

A continuación podéis escuchar dos conocidas canciones de Duke:
It Don’t Mean A Thing, If It Ain’t Got That Swing” (compuesta en 1931)

Take The A Train” (compuesta en 1941)

Hasta aquí una breve introducción a la música Swing y a tres personajes fundamentales de esta época. Tal y como he comentado anteriormente, su nacimiento tiene lugar a principios-mediados de la década de los años 30, permaneciendo como música de gran éxito hasta acabada la segunda guerra mundial, en 1945, donde cede terreno en favor de nuevas formas musicales derivativas como el Jump Blues, enlace entre el Swing y el Rock & Roll.

Entradas Relacionadas:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.