Navajazos en Argel. Neutralizar el Independentismo Canario

– ¿Pudo ver a los hombres que le apuñalaron?
– Si.
– Eran españoles ¿o argelinos?
– No lo sé. No hablaron.
– Entonces eran españoles.
– ¿Cómo dice?
– Si no le han insultado mientras le apuñalaban es que no eran argelinos

Esta conversación tan marciana tiene lugar en 1978 en un hospital de Argel, entre Antonio Cubillo, líder de la organización independentista canaria MPAIAC y el jefe de la policía argelina. El canario conserva la vida de milagro, ha sido atacado por dos individuos cuando iba a entrar en su residencia. Dos cuchilladas, una en el vientre y otra en la espalda que le obligará a usar muletas de por vida. La irrupción de un vecino cuando iban a rajarle el cuello ha puesto en fuga a los agresores y evitado su muerte.

Por increíble que parezca, la ausencia de ofensas durante el apuñalamiento es una prueba fundamental para el comisario y con esta información acude al presidente de Argelia, Huari Bumedian, para indicarle que los autores son si ninguna duda españoles. Este ordena de manera tajante detener a todo ciudadano español que se encuentre en Argel. La naturalidad con la que se desarrollan los acontecimientos resulta demencial. Sin embargo, el mismo día son identificados y detenidos los autores, Juan Antonio Alfonso González y José Luís Cortés. Ambos de nacionalidad española tal y como había aventurado el comisario.

¿Qué coño hacen españoles liándose a navajazos en Argelia?

Hay que remontarse unos años antes. Desde principios de los años sesenta comienza a tomar cierta relevancia el movimiento nacionalista canario -cuyo origen se remonta a finales del siglo XIX, en gran parte por la obra de Secundino Delgado  alentado por los procesos de descolonización del continente africano. En plena dictadura la represión fuerza a muchos de sus integrantes al exilio. Antonio Cubillo se refugia en Argelia donde funda el Movimiento por la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario, MPAIC, de línea panafricanista.

Guerrilla Urbana – Canarias es una estafa. (1989)
El estatus de las islas como  destino turístico, generó un clima de disconformidad y frustración entre sus habitantes. De hecho el turismo fue el principal objetivo del brazo armado del MPAIC.

Tras la muerte del dictador con el comienzo de la transición, la diplomacia española empieza a sentir escozor ante la perspectiva de que el nacionalismo canario pueda canalizar el descontento entre la población de las islas y se popularicen sus planteamientos independentistas. Por entonces el MPAIC cuenta con el apoyo nada desdeñable de la Organización para la Unidad Africana y con las simpatías de líderes africanistas como Gadafi. Argelia se convierte en la principal base de operaciones, las tensiones con el gobierno español y marroquí debido al conflicto del Sahara Occidental hacen que Argel se incline hacía el independentismo de canario. Es allí desde donde se emite su principal órgano de difusión, el programa de radio La voz de Canarias Libre.

Cartel propagandístico de las Fuerzas Armadas Guanches

No será hasta 1976 cuando aparezca el brazo armado de los independentistas canarios, las Fuerzas Armadas Guanches, quienes pese a la fiereza del nombre no practicaron más que un terrorismo de baja intensidad. Pequeños robos, atracos, intentos siempre frustrados de cobrar un impuesto revolucionario y artefactos caseros que la mayor parte de las veces no explotan. Comparados con ETA, GRAPO o el terrorismo de estado, como grupo terrorista eran un poco de Mortadelo y Filemón.
El escaso número de efectivos y la falta de preparación les hicieron ganar cierta fama de chapuceros -fue célebre el  intento de secuestro de un barco mercante en el que los terroristas  tuvieron que volver a Argelia nadando- . Sin embargo, por caprichos del destino pasaron a primera plana por estar implicados de forma indirecta en uno de los mayores desastres aéreos de la historia. El accidente de los Rodeos.

Dudo que nadie del MPAIC fuera capaz de imaginar el berenjenal que se iba a montar cuando tuvieron la feliz ocurrencia de poner una bomba en la floristería del Aeropuerto de Las Palmas de Gran Canaria. La explosión que hirió a siete personas, conmocionó al personal y un aviso de que había más artefactos obligaron a cerrar el aeropuerto y desviar el tráfico aéreo al Aeropuerto de Los Rodeos, en Tenerife. Fue el inicio de una serie de acontecimientos, que a modo de un siniestro efecto mariposa, acabaron provocando el choque de dos aviones en la pista del aeropuerto tinerfeño- ambos desviados desde de Las Palmas- dando lugar a la tragedia con más víctimas mortales de la aviación.

Familia Real es una de las mejores bandas de punk en castellano. A pesar de que hoy su single “Destruye” se encuentra muy cotizado en el mercado del coleccionismo, lo cierto es que pasaron bastante desapercibidos fuera de las islas en la época. Obteniendo un reconocimiento tardío. En 1982 autopublicaron una maqueta compartida con los murcianos Farmacia de Guardia bajo el título “Masacre en los Rodeos”.

No faltaron quienes quisieron atribuir las 583 muertes del accidente a los canarios. Lo cual no solo hubiese faltado a la verdad si no que además habría emborronado la historia y la verdadera dimensión del grupo, pasando de una única víctima mortal -un artificiero al que le estalló el artefacto que estaba desactivando- a ¡584!

Si bien la lucha armada fue un completo desastre, la vía diplomática daba sus frutos. En 1978 la Organización para la Unidad Africana trataba en sus reuniones el asunto de la descolonización canaria y había decidido brindar apoyo al MPAIAC. Despertando los temores  del gobierno de Adolfo Suarez, que incluso mandó a Juan de Borbón –el padre del cazaelefantes y abuelo del preparau– a reunirse con Gadafi con el fin de persuadirle para que retirase su apoyo a los canarios. Pero la maquinaría ya estaba en marcha.  El mismo Cubillo había conseguido una cita para compadecer ante el Comité de descolonización de la ONU en Nueva York, su objetivo es obtener una resolución favorable a la independencia del archipiélago. El gobierno de Madrid no quería correr riesgos y decidieron que descabezando al MPAIC, osease a Cubillo, zanjarían el asunto.

Solucionando problemas “a la española”

Las cloacas del estado franquista estaban a punto de caramelo para actuar en plena transición. Nadie se tomó la molestia de desmontar el aparato de represión casposo y anquilosado heredado del régimen. ¿Para qué? Gotham City tenía a Batman, Dulcinea a Don Quijote y el Estado Español a una caterva de ultraderechistas oligofrénicos dispuestos a desfacer entuertos . El modus operandi  se repetiría años después en los GAL, un agente del servicio secreto contacta con elementos del lumpen local, les suministra las armas,  señala el objetivo,  y una vez cumplido… se apoquina con fondos reservados. Rápido, fácil y limpio, como si fuese una ETT.

Conemrad – Mercenarios
Conemrad es una de las bandas más emblemáticas de Canarias. “Soldados del Asfalto” es uno de los discos míticos de la escena skin estatal. Su carrera convivió con la polémica de su canción “La Laguna por África” un tema “provocativo y politicamente incorrecto” según la banda pero que para mucha gente albergaba un tufo racista.

Al cargo de la operación está  Espinosa Pardo agente del Servicio Secreto Español que se había labrado una reputación mediante sus infiltraciones en varios grupos de izquierdas, como el FRAP o el PCE(r), llegando incluso a ser Secretario General de UGT Murcia. Contrata a dos asturianos para llevar a cabo la tarea: Juan Antonio Alfonso González y José Luis Cortés, a los que proporciona una maleta con explosivos para que hagan saltar el coche de Cubillo por los aires.

Los mercenarios viajan a Argelia, localizan a Cubillo pero como usa el coche para desplazarse junto a su familia les entran reparos ante la posibilidad de cargarse también a la mujer y los niños. Deciden por motupropio abortar el plan, pero desde arriba les dicen que se pongan las pilas y que hagan el trabajo o habrá represalias. Deben finiquitar el asunto antes de que el objetivo se vaya a Nueva York. Cinco días antes de su comparecencia ante la ONU y descartado el explosivo, optan por abordar a lo bruto al líder independentista en los aledaños de su residencia, aprovechando que hay  fútbol y las calles están desiertas. Con un cuchillo de pesca consiguen reducirlo y asestarle dos puñaladas. No pueden finiquitar el asunto por la irrupción de un vecino. Huyen.

El desenlace

Como adelantábamos al inicio, la polémica actuación del gobierno argelino logra que los agresores sean detenidos. Consiguen parcialmente su objetivo, no culminan el asesinato pero dejan fuera de juego al líder canario que nunca se recuperaría del todo de sus heridas. Tras su arresto niegan su relación con el gobierno español y declaran que son activistas del FRAP que querían cargarse a Cubillo por ser un espía de la CIA. Como no tiene sentido nada de lo que cuentan son sentenciados a muerte.

Antonio Cubillo hecho un cristo tras el ataque.

Años después, tras haber sido abandonados a su suerte esperando la ejecución en una prisión argelina, se muestran arrepentidos y reconocen al agente de los servicios secretos españoles José Luis Espinosa como instigador y planificador del atentado. Colaboran y aportan la información que poseen. Son finalmente indultados, en parte por la mediación de Cubillo que los necesita vivos para llegar al fondo del asunto.

No sería hasta 1986 cuando la causa llegase a la Audiencia Nacional. Para entonces el MPAIAC es puramente residual, han abandonado la lucha armada, las disputas entre miembros han provocado escisiones y hasta la expulsión del mismo Cubillo. El gobierno del PSOE estrecha lazos con Argelia dejándoles sin su principal apoyo.

Durante el proceso judicial suenan nombres de peso como el del exministro Martín Villa, el del comisario Roberto Conesa, famoso torturador, incluso aparecen por medio los servicios secretos alemanes, turbio es poco. Sin embargo el juicio concluiría solamente con la condena de Espinosa a veinte años de prisión y el reconocimiento, según la sentencia, de la implicación de “otras personas pertenecientes al aparato policial español de aquella época”. Aquella época, otras personas… como si no fuese siempre la misma historia.

Entradas Relacionadas:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.