From Spirituals To Swing

Tras varias semanas, llegados a este punto, me referiré hoy al espectáculo “From Spirituals To Swing” celebrado en dos ediciones en el famoso Carnegie Hall de Nueva York el 23 de Diciembre de 1938 y el 24 de Diciembre de 1939.

El evento fue organizado por John Hammond, quien lo concibió como una muestra de la evolución de la música afro-americana desde sus crudos inicios hasta la música del momento, el Swing. Un espectáculo con vistas a retratar los elementos recurrentes en la música negra, desde sus orígenes africanos, pasando por el Góspel y el Blues, en sus diferentes vertientes, así como el Hot Jazz de Nueva Orleans y finalmente el Swing.

La importancia en el ámbito musical de los conciertos “From Spirituals To Swing” es grande, sin duda. No obstante, no es menor su relevancia social y política. El factor racial es determinante para comprender la magnitud del evento, ya que el grueso de los artistas eran afro-americanos y la audiencia presente era integrada (es decir, tanto blancos, en su mayoría, como negros; y juntos, no separados), en unos tiempos en los que este hecho, si bien no inédito, era extremadamente raro.

John Hammond era ciertamente un iconoclasta, que si bien pertenecía a una familia adinerada, siempre buscó el camino difícil, luchando por impulsar el Jazz y el mundo negro, derribando muros hacia la integración y la justicia social, y forjándose su propia carrera en la música como promotor de artistas que por su condición tenían mucho en contra.

Por esto mismo, la dificultad de encontrar esponsorización fue muy grande, hasta que, finalmente, The New Masses, periódico afín al Partido Comunista de los Estados Unidos, financió el concierto del 23 de Diciembre de 1938.

En esta primera fecha, los conjuntos y artistas presentes fueron clasificados en diferentes categorías, encajando en un esquema evolutivo coherente, si bien las actuaciones no siguieron un orden cronológico específico. Depurando ligeramente lo que se indica en el programa original del concierto de 1938, estas categorías y artistas fueron las siguientes:

  1. IntroducciónReproducción de grabaciones científicas de música tribal africana realizadas por la expedición de H. E. Tracy en África Occidental.
  2. Espirituales e himnos religiosos: Mitchell’s Christian Singers, Sister Rosetta Tharpe
  3. Blues: Ruby Smith, BigJoe Turner, Big Bill Broonzy, Jimmy Rushing, Helen Humes
  4. Armónica Blues: Sonny Terry
  5. Boogie Woogie: Albert Ammons, Meade Lux Lewis, Pete Johnson
  6. Hot Jazz de Nueva OrleansSidney Bechet And His New Orleans Feet Warmers
  7. Swing: Count Basie AndHis Orchestra, Basie’s Blue Five, The Kansas City Six

El gran éxito del evento animó a John Hammond a la organización de un segundo concierto un año después, el 24 de Diciembre de 1939, corriendo esta vez el patrocinio a cargo del “Theater Arts Committee”, otra organización abiertamente izquierdista.

Varios de los artistas originales participaron también en esta segunda fecha, pero hubo además algunas novedades importantes como Ida Cox, James P. Johnson, The Golden Gate Quartet o sobretodo la orquesta de Benny Goodman, con Charlie Christian (guitarrista eléctrico, sí, en 1939) y Lionel Hampton en sus filas. Benny Goodman fue de hecho de los pocos músicos blancos en los conciertos, si bien se entiende su inclusión entre otras razones por presentar una de las primeras orquestas integradas tanto por blancos como por negros.

Ahora, yendo al grano. ¿Por qué me parecen tan reseñables estos conciertos?

Por varias razones:

  1. Por la comentada relevancia que éstos tuvieron en la reivindicación del mundo negro y su música como una forma de  justicia social y lucha por los derechos.
  2. Por el principio didáctico o divulgativo que encerraba el programa, tratando como ya he dicho de explicar a un público mayoritariamente blanco la evolución e importancia del arte musical afro-americano. Un reflejo del “ANTES”.
  3. Por juntar a una serie de artistas brutales, entre los quefiguraban dos de las orquestas de Swing más celebradas que nunca hayan existido, la orquesta de Count Basie y la orquesta de Benny Goodman. Eran los años de la locura por el Swing, era el “AHORA” de la música.
  4. Por presentar asimismo un entorno “colaborativo” y de “fusión”. Me explico. En las diferentes actuaciones algunos músicos realizaron colaboraciones con otros. Así, por ejemplo Albert Ammons, actúa primero solo al piano, posteriormente junto con Meade Lux Lewis y Pete Johnson, y más tarde acompañando a Sister Rosetta Tharpe por un lado, y a Big Bill Broonzy por otro.
  5. Por  último, y siendo este punto el que más meinteresa, por mostrar ante una gran audiencia la música Boogie Woogie, que entusiasmó al público llevándose alguna de las mayores ovaciones.  Este éxito colaboró en la contratación de Big Joe Turner y Pete Johnson (como dúo), y de Albert Ammons y Meade Lux Lewis como músicos frecuentes en clubes míticos como el Café Society de Nueva York, propiciando el inicio de la locura del Boogie Woogie como música de moda,  infiltrándose en la orquesta Swing, surgiendo el Jump Blues, antepasado directo del Rock & Roll.  Una mirada al “DESPUÉS” que llegaría a la música.

No se encuentran apenas audio de estos conciertos en YouTube, pero hay una canción en especial que sí está, y la podéis escuchar a continuación

SISTER ROSETTA THARPE & ALBERT AMMONS – “THAT’S ALL” (1938)

La grabación de un poco más arriba me parece muy interesante porque es un ejemplo de esta “fusión” de la que hablaba. Tenemos a Albert Ammons al piano, con su Boogie Woogie brutal y a Sister Rosetta Tharpe a la guitarra y a la voz, con su rítmico Góspel. La mezcla tiene ya un cierto regusto a lo que más tarde la gente conocería como Rock & Roll.

Como conclusión, comentar que la música realizada en estos conciertos es una perfecta muestra de las relaciones existentes entre diferentes facetas de la música negra, muchas veces contando con un nexo común como es el Blues. Es asimismo una música vibrante pero muy poco conocida (en su momento, tal y como pretendía reivindicar John Hammond, pero también ahora). Como prueba, el hecho de que estos conciertos colaboraran, como he dicho, en poner de moda el Boogie Woogie, un estilo que contaba ya con varias décadas de existencia.

Os recomiendo sin duda que echéis una escucha a los artistas mencionados que, en sus correspondientes ámbitos, son figuras fundamentales y por lo tanto un buen punto de partida para hacerse al oído con estilos que tal vez no hayáis escuchado demasiado.

Entradas Relacionadas:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.