53rd & 3rd

La canción 53rd & 3rd habla por sí misma. Todo lo que escribo es autobiográfico, y muy real. No sé escribir de ninguna otra forma

Dee Dee Ramone

53rd & 3rd es una canción terrorífica. Es sobre un chico que intenta ligar tíos en la esquina de la 53 con la Tercera, pero nadie lo recoge. Y cuando al final lo hacen, el chico mata al tipo para demostrar que no es marica

Legs McNeil.

Ramones – 53 & 3rd

If you think you can, well come on man
I was a Green Beret in Viet Nam
No more of your fairy stories
‘Cause I got my other worries

53rd and 3rd
Standing on the street
53rd and 3rd
I’m tryin’ to turn a trick

53rd and 3rd
You’re the one they never pick
53rd and 3rd
Don’t it make you feel sick?

Then I took out my razor blade
Then I did what God forbade
Now the cops are after me
But I proved that I’m no sissy

Tres chavales = tres bandas (HHH)

_

Estos tres chavales son Alex, Marc y Koki. En los años 80 se dedicaban a hacer un fanzine sobre punk-hardcore en Banyoles (Girona) hasta que un día decidieron lanzarse a la piscina y hacer una banda.

 De su entusiasmo saldría H.H.H. (Harina de Huesos Humanos | Hardcore Hasta la Histeria) una de las bandas pioneras y más determinantes del hardcore estatal. Influidos por la música que venía del norte de Europa, y con su propio particular estilo de hacer las cosas, pronto se ganaron un gran respeto nacido de su hiperactividad y de la especial entrega con la que afrontaron su trayectoria.

 Sus ganas de moverse y de crear música no podían circunscribirse a una sola banda y a un solo estilo por lo que crearon tres grupos paralelos formados por los mismos miembros. Por un lado estaba Overthhhrow en el que cantaban en inglés (a diferencia de H.H.H.) y en el que se dejaron llevar más por sonidos trashcore y crossover. Y por otro lado estaba Rouse, un proyecto en el que se lanzaron con intensidad al punk y hardcore melódico, a parte de H.H.H. su marca más conocida.

 Durante años, alternaron diversas grabaciones con cada uno de sus grupos hasta que a mediados de los 90 los tres proyectos se disolvieron. Sin embargo, dejaron un ejemplo indeleble que no se ha diluido en el tiempo.

Rouse  -What you are know (1991)

H.H.H. son un ejemplo de lo que se puede llegar a hacer con ganas, compromiso y creatividad. Eran tiempos muy diferentes, de fanzines, fotocopia y celofan y de videoclips grabados a duras penas con cámaras VHS prestadas por algún familiar.

El batería asumió el papel de cantante en la mayoría de los temas gracias a un micro que pegaba al cuello con una especie de cuerda. Ya había aprendido a tocar la batería con botes de detergente así que no le suponía mucha dificultad.

Esta peña se lo curró tanto que lograron que su sonido fuera conocido hasta fuera del Estado. De hecho, la edición americana de la revista Maximun RnR les dedicó una meritoria crítica en la que decían nada más y nada menos: «He visto a Dios… ¡y es español!» (I’ve seen God… and he’s Spanish!). La cumbre del surrealismo es leer un artículo de cocina escrito por el cocinero Sergi Arola en el que recuerda con cariño como descubrió el hardcore-punk gracias a HHH.

Años después,  Alex seguía tocando en Euskadi con su banda llamada 25th Coming Fire; Koki es profesor de enseñanza secundaria y Marc trabaja en distribución de material hardcore. Cualquier día se les verá de vuelta a un escenario como si nunca se hubieran ido e incendiarán el local con su rabiosa velocidad; mientras tanto siguen vivos en las decenas de versiones que se han hecho de ellos. Entre ellos, el CD recopilatorio de “HHHomenaje – Pedazo de Tierra / Pedazo de Mierda”.

 

Overthhhrow – Politics (Video) |  HHH – El camino más facil (Video)

La muerte de Stiv Bators

 Dicen que es imposible escapar de la muerte, que ella va con ventaja, tiene toda tu vida para cogerte. Sin embargo, las circunstancias pueden llegar a parecer inamovibles, hay personas cuyo destino está escrito a fuego, hagan lo que hagan, no pueden salir de la espiral.

Curiosa historia la de Stiv Bators, frontman de aquella mítica banda de Cleveland, Dead Boys. Irrumpieron en la escena neoyorquina, gritando aquello de Fuck art, let’s rock!. Años locos, existencia efímera, Sex, drugs, and rock and roll era el credo de su religión.

Un negro porvenir acecha tras esas premisas, quizá por ello Stiv Bators decidió cortar y cambiar de aires, Inglaterra concretamente (donde formó Lords Of New Church) y más tarde ¡Le France!, donde la dama negra le estaba esperando.

Totalmente “reformado” como se suele decir, con un planteamiento de la vida distinto, mientras paseaba por un parque de París con su novia, fue atropellado por un automóvil cuyo conductor iba colocado, provocándole la muerte horas después.

Quién lo diría, a pesar del esfuerzo por cambiar, moriría por culpa de las drogas.

Genesis P. Orridge en La Edad de Oro: la catarsis y los cataplines

“Prefieren estar borrachos a que se les trate como si fueran niños.
 Así que hemos decidido que a las personas de la calle, el hombre normal y corriente, es inteligente y quiere conocer la verdad.
 Y nuestro convecimiento es que la verdad sobrevivirá en la historia.”

Se dan ciertas singularidades a lo largo de la historia en que distintos factores se cruzan dando situaciones de lo más curiosas, La Edad de Oro, el programa de Paloma Chamorro en  la televisión pública, era un buen caldo de cultivo para este tipo de acontecimientos.

Es triste y da rabia saber, que hoy en día resulta impensable un espacio así en la televisión, pero en aquellos años, de plena explosión, de rabia juvenil,  parecíamos más inmunes a la polémica, ¿qué ha pasado con esa generación que vivió aquello, o la que se educó en ese ambiente para caer ahora en la ñoñería y abnegación en la que estamos sumergidos? Lee más

Pig is a pig (Remember Milwaukee, 1981)

Tal día como hoy en 1981,  unos policías de incógnito entraron en un bar llamado The Palms en Milwaukee (EE.UU.). En ese lugar, estaban actuando Wendy O´Williams con su grupo Plasmatics. Esta intervención dio lugar a uno de los incidentes más graves a los que se enfrentaron durante su carrera.

Uno de los agentes declaró : “Observamos a la individua acariciando sus senos, nalgas y área vaginal con la mano. Además, la individua realizó una masturbación simulada, tanto con la mano como con el mango de un martillo”.

Wendy O´Williams fue inmediatamente detenida en pleno escenario por un delito de obscenidad (esa clase de leyes que tienen los norteamericanos); una vez fuera del local, fue sometida primero a tocamientos y acto seguido a una tremenda paliza que la dejó inconsciente  con el resultado de varias costillas rotas y un ojo hinchado. Su manager y pareja,  Rod Swenson se llevó otra buena lluvia de golpes al intentar ayudarla.

 Tras pasar por el hospital los dos fueron encarcelados y la policía les acusó de haberlos atacado previamente. Además de la pareja, un buen número de asistentes al concierto fueron arrestados y amenazados. La denuncia resultó no ser un mero trámite pues Wendy y su manager se enfrentaron a pena de cárcel y a una multa muy elevada.

 Pero, indudablemente Wendy no era una mujer débil y tenía las ideas muy claras. Su banda lejos de amilanarse siguió en marcha con más rabia que nunca. Su particular respuesta vino, al poco tiempo, en Nueva York en el Bond´s International Casino, donde Wendy  apareció con una pancarta gigante en la que se leía Stop the GESTAPO y con su nueva canción destinada a los policías de Milwaukee, el clásico “Pig is a pig”. ¡Dentro vídeo!

El show de su juicio comenzó el 3 de junio de 1981, el fiscal intentó que el caso no tuviese relevancia en prensa separando a los dos acusados y empezando la causa por Rod, pero la maniobra falló. Wendy apareció en la sala con unos pantalones rosas de estampado de leopardo y una cadena de perro al cuello afirmando que el juicio (y no ella) “sí que era obsceno”. La vista duró más de una semana con decenas de testigos, incluidos policías y asistentes al concierto.

Pero, como en las películas, en el momento clave apareció el testimonio gráfico de un fotógrafo local que grabó toda la paliza en vídeo. El jurado comprobó así como Wendy y Rod fueron agredidos sin provocación previa y declaró a ambos “no culpables”. Sin embargo, los agentes de policía nunca fueron acusados de nada y los gastos del abogados y las multas se las tuvieron que comer los del grupo, una cantidad que estarían pagando hasta muchos años después.. Y no serían sus únicas deudas; pero eso ya es otra historia.

A Pig Is A Pig
And That’s That
(Ichi Ni San Shi)
Your Stinkin’ Lies Are So Lame
Your Stupid Ideas Are The Same
A Pig Is A Pig
And That’s That
You Know Who You Are

ACTUALIZACIÓN:  Acabamos de conocer que hoy, 19 de enero de 2016, el Tribunal Supremo condena a César Strawberry de Def Con Dos a UN AÑO de cárcel. Parece que no hemos evolucionado demasiado en 36 años.

(* Historia parcialmente extraída del fanzine Mondo Brutto número 40)
[sgmb id=”1″]