Jump Blues - Parte I PDF Imprimir E-Mail
Escrito por Txus Sulfators   
viernes, 01 de julio de 2011
JG Ballard y su concepto de Ciencia Ficción


Si habéis leído algunos de los artículos que he venido escribiendo estas semanas, sabréis que he querido explicar el surgimiento del Rock & Roll en los años 50 desde diferentes puntos de vista. He intentado mostrar la idea del Rock & Roll como una afluencia de diferentes estilos y elementos, y cuyas fuentes he tratado por separado: los 12 compases del Blues, el “walking bass” del Boogie Woogie, el “rocking back beat” del Gospel, etc.

Con una de las entradas de las últimas semanas nos posicionamos ya en la rampa de lanzamiento… Conciertos en el Carnegie Hall: el Swing en pleno apogeo como música que empieza a triunfar entre la masa. Además, y en gran parte gracias a estas actuaciones del espectáculo “From Spirituals To Swing”, la música Boogie Woogie obtiene una notoriedad a nivel nacional (en Estados Unidos) y prácticamente toda orquesta Swing comienza a incorporar en su repertorio canciones en clave de Boogie Woogie. Va surgiendo de esta manera, y progresivamente, una música que actúa como nexo de unión entre el estilo Swing de finales de los 30s y el Rock & Roll de principios de los 50s. Ladies and gentleman, el Jump Blues.

La primera característica del Jump Blues es, por tanto, y como ya he mencionado, el uso de las líneas rítmicas y melódicas del Boogie Woogie. Tenéis que entender el Jump Blues como un estilo nacido del Swing en su vertiente más cañera y contundente.

Junto con la moda del Boogie Woogie, otro factor muy importante en el desarrollo del Jump Blues fue el hecho de que Estados Unidos estuviera inmerso en la II Guerra Mundial (1939-1945). Este contexto propició que muchas de las grandes orquestas de Swing se vieran mermadas en número. Hay dos razones principales: muchos de los músicos, como otros muchos jóvenes, habían sido llamados al ejército y se encontraban destinados al extranjero; adicionalmente, la economía de guerra hizo mucho más difícil económicamente mantener y trasladar a orquestas de muchos componentes. ¿Consecuencia? Las formaciones tendieron a reducir su número de músicos.

Lógicamente, esto afectó al tipo de música que ejecutaban. Por poner un ejemplo, ahora 6 personas tenían que producir el efecto y la fuerza de una orquesta de 20 músicos. Había que mover al público, había que meterle más cera. Así de simple. La música perdía parte de la sofisticación y arreglos del Swing a favor de una mayor propulsión del ritmo, en una forma que ya a finales de los años 40s se denominó “rocking music”, literalmente, música rockera. ¿Os acordáis…? Good Rocking Tonight…

Analizando la formación estándar del Jump Blues, diré que son conjuntos con batería, contrabajo, piano, guitarra (principalmente rítmica), trompeta y saxofón. No es por tanto una formación muy diferente a la de las primeras bandas de Rock & Roll, donde más tarde las trompetas y los saxos fueron apartados a un lado a favor de la guitarra eléctrica.

Nos encontramos con muchos músicos provenientes de antiguas big bands de Swing que montaron su propio conjunto practicando una música, heredera de aquella, pero diferente. Figuras como Louis Jordan, del que tanto os he hablado ya… Sí, es cierto, pero es que es alguien bastante importante, como podréis deducir… También tenemos a gente como Lionel Hampton, Lucky Millinder, Cab Calloway, Wynonie Harris o Roy Brown, entre muchos otros.

To be continued…
 
< Anterior   Siguiente >