Bandas Alienígenas: Chrome

Formados en San Francisco, California, por el batería/teclista Damon Edge y el bajista Gary Spain, Chrome son actualmente considerados como uno de los padres de la música industrial. Por descontado que ni ellos, ni nadie más, eran conscientes cuando comenzaron su andadura en 1975 de que el tiempo les haría merecedores de dicha etiqueta.

Su estética punk y su combinación de instrumentación rock al estilo de The Stooges, con el uso (y abuso) de sintetizadores, feedback, samples y sonidos distorsionados, dieron lugar a un estilo experimental de difícil categorización. Un sonido propio que los dos miembros fundadores, junto con el guitarrista John Lambdin y el cantante y guitarrista Mike Low, fueron desarrollando pero que no perfeccionaron hasta su segundo disco.

Así, en 1976 grabaron y auto-editaron su disco debut, titulado “The Visitation”, en el cual no logran aún la plenitud del sonido por el cual serían más tarde reconocidos. Es tras la publicación del citado trabajo cuando el guitarrista y vocalista Helios Creed entra en la banda sustituyendo a Mike Low.

Este momento marca la carrera del grupo, convirtiéndose Edge y Creed en los líderes y principales compositores. Comienza así la etapa más creativa e inspirada de Chrome durante la cual, y todavía trabajando mediante la auto-edición, lanzan dos de sus referencias fundamentales, Alien Soundtracks (1977) y Half Machine Lip Moves (1979). Son sin duda, junto con el EP Read Only Memory (1979), sus discos más crudos y viscerales, para bien o para mal.

Lee más

The Professionals – The Professionals

Artista: The Professionals Álbum: The Professionals
Año de publicación: 1980 Sello: Virgin Records

1. Little Boys in Blue
2. Just Another Dream
3. Mods, Skins, Punks
4. Kick Down The Doors
5. Kamikaze
6. All the Way
7. Crescendo
8. 1-2-3
9. Madhouse
10. Rockin’ Mick

De los restos de Sex Pistols surgieron The Professionals con Steve JonesPaul Cook, y se llevaron con ellos no solo la mugre y la furia, también las malandanzas con las discográficas.

En 1980, habían firmado con Virgin Records (el mismo sello con el que trabajaron los Sex Pistols) la grabación de un LP, pero todo se complicó de tal manera que el álbum que hoy tratamos nunca vio la luz, al menos como tal. En1991 a través de otro sello, Limited Records, el grupo consiguió sacar el material, pero con una tirada bastante corta, con un orden distinto de canciones y sin el tema Just another dream. Más tarde, en 1997 la Virgin, por su cuenta y riesgo publicó el álbum, pero excluyendo los temas Mod, Skins, Punks y Rockin Mick.

Lee más

Orígenes del Rock – Boogie Woogie – Parte II

 Continúo hoy escribiendo acerca de una de las fuentes elementales de las que bebe el Rock & Roll, que no es otra que el Boogie Woogie. Como ya comenté en mi entrada anterior, este estilo de piano blues nació y se desarrolló en Texas, Estados Unidos, extendiéndose posteriormente a ciudades como Nueva Orleans o Chicago.

Es en esta última  ciudad del estado de Illinois donde el Boogie Woogie madura y se establece como forma musical perfectamente diferenciada de otros estilos pianísticos como el Ragtime o el Stride.

Las principales personalidades del Boogie Woogie de Chicago fueron Jimmy Yancey y los jóvenes Meade “Lux” Lewis, y Albert Ammons. Destaca también la labor de Pete Johnson de Kansas City, que con el tiempo acabaría trabajando habitualmente con estos dos últimos.

El trabajo de estos músicos es fundamental ya que, además de ser todos unos maestros ejecutores del Boogie Woogie más clásico, aportan varias innovaciones, como el hecho de incluir instrumentación adicional en algunas piezas, e incluso voz. Se  amplían así las posibilidades dentro del estilo y éste se vuelve un poco más cercano a otros músicos más relacionados con el Jazz, el Swing, etc.

Lee más

Martha and the Vandellas – Dance Party

Artista: Martha and the Vandellas Álbum: Dance Party
Año de publicación: 1965 Sello: Gordy Records (Motown)

  1. Dancing in the street
  2. Dancing Slow
  3. Wild One
  4. Nowhere to run
  5. Nobody’ll care
  6. There he is (At my door)
  7. Mobile Lil the dancing witch
  8. Dance party
  9. Motoring
  10. The Jerk
  11. Mickey’s monkey
  12. Hitch Hike

La Motown, fue al uso, otra fábrica más en la época de esplendor de Detroit, aunque en vez de automóviles producía música soul a un rítmo vertiginoso, convirtiéndose en un emblema de la música negra. No obstante, así como es fácil perderse en la vorágine de singles firmados por el sello y sus filiales (como es el caso de Gordy Records) no es fácil encontrar LP’s que merezcan mucho interés. El caso del tercer álbum de Martha and the Vandellas, es una grata excepción.

Martha Reeves, dejó de ser la secretaría del productor del sello William Mickey Stevenson, para liderar una de las formaciones más importantes dentro de la Motown. En este disco aparece el tema más conocido de la formación, Dancing in the Street, escrito entre otros por Marvin Gaye, y que puso banda sonora a los disturbios raciales por los derechos civiles que sacudieron muchas ciudades norteamericanas. La canción se interpretó como una llamada a la sublevación, a liarla en la calle. Mención también para Nowhere to run, que aparecería en películas como The Warriors o Good Morning Vietnam.

Lee más

The Pogues – Rum, Sodomy and the Lash

Artista: The Pogues Álbum: Rum, Sodomy and the Lash
Año de publicación: 1985 Sello: Warner Music

  1. The Sick Bed of Cúchulainn
  2. The Old Main Drag
  3. Wild Cats of Kilkenny
  4. I’m a Man You Don’t Meet Every Day (Tradicional)
  5. A Pair of Brown Eyes
  6. Sally MacLennane
  7. Dirty Old Town (Tradicional)
  8. Jesse James (Tradicional)
  9. Navigator
  10. Billy’s Bones
  11. The Gentleman Soldier (Tradicional)
  12. And The Band Played Waltzing Matilda (Versión)

“Don’t talk to me about naval tradition. It’s nothing but rum, sodomy, and the lash.” (No me hablen de tradición naval. No es más que ron, sodomía y el látigo).

Wiston Churchill

El segundo álbum de los Pogues sintetiza perfectamente el espíritu que sería bandera de este grupo, aquí, se define su carácter, fraguando el punk y el folk en un mismo sonido. Su anterior y primer trabajo, Red Roses for Me, a pesar de contar con grandes temas, deja una sensación incompleta, donde no queda bien definido el registro y ciertos aspectos compositivos quedan por pulir. En Rum, Sodomy and the Lash consiguen superar esos fallos, gracias en gran parte a la producción de Elvis Costello y a la gran destreza compositiva de Shane Mac Gowan.

Lee más

Una banda llamada Ultrapüs


Si no eres de la ilustre ciudad de León lo más seguro es que jamás hayas oído hablar de esta gente. En caso contrario, es que fuiste atormentado por algún paisano acerca de las bondades de la fauna leonesa, ahí es donde se mueve Ultrapüs más cerca de los documentales de la 2 que de Radio 3.

La historia de Ultrapus como la de otros muchos grupos es la historia de lo que no fue. Para situarlos viene a cuento una expresión de esas que aparecen en las revistas musicales pasadas de moda, demasiado rockeros para los punks y demasiado punks para los rockeros. Esa tierra de nadie fue un caldo de cultivo para atraer a todos los rebotados y perdidos de la ciudad, una recua de desarrapados que revoloteaba alrededor de una banda que se movía a su gusto entre el macarrismo de ilegales y el sonido Buenavista.

Fueron muchos conciertos, requiebros, risas, alegrías, dramas y lamentos. Ultrapüs fue una etapa en la vida con sus cosas buenas y sus cosas malas que todos los que merodeábamos cerca vivimos intensamente. Hasta que un día, ¡Zas!, se acabó. Para que engañarnos, todos lo veíamos venir pero el poso que se quedó fue amargo.

El tiempo lo cura todo, no lo hubiese afirmado en su momento, un último concierto, en la trastienda un disco a medio grabar (que nunca vería la luz), guitarras volando, hocicos arrugados. Un final a la desesperada, propio de una película de Peckinpah. Ese halo de misterio, los secretos a voces. Recuerdo que años después, me llegaron a preguntar ¿por qué se separó Ultrapüs? Bien, este viernes 23 puedes ir al Studio 54 y preguntárselo a ellos.

Orígenes del Rock – Boogie Woogie – Parte I

Hay una expresión que dice quesomos enanos a hombros de gigantes. El significado se refleja claramente en la evolución musical donde observamos cómo cada artista toma una serie de influencias y, en algunos casos, aporta algo novedoso, algo original y grande que otros emplearán más adelante.

Hablamos de evolución y de revolución. El Rock & Roll tuvo su revolución en los 50s, pero su gestación y evolución se produjo en las décadas anteriores del siglo XX.

Hasta la incorporación de los últimos ingredientes la bomba que estalló ya hace unos 60 años no estaba terminada, no obstante, la detonación no habría sido posible sin muchas de las aportaciones anteriores.

Lee más

Ilegales – Ilegales

Artista: Ilegales Álbum: Ilegales 
Año de publicación: 1982 Sello: Hi-Fi Electrónica

  1. Tiempos nuevos, tiempos salvajes
  2. Delicuente habitual
  3. Yo soy quien espía los juegos de los niños
  4. Hombre solitario
  5. Problema sexual
  6. Me sueltan mañana
  7. Heil Hitler!
  8. ¡Hola mamoncete!
  9. No me acaricies el pelo
  10. La casa del misterio
  11. Caramelos podridos
  12. Tiempos nuevos, tiempos salvajes (reprise)

Ilegales es para mi una de las bandas más destacadas del rock en castellano. Quizá la nostalgia juega un papel importante, ya que, éste, fue el primer disco al que me enganché seriamente siendo aún un cagarruta.

De este, primer disco de estudio, salieron clasicazos que les acompañarían toda su trayectoria, Tiempos nuevos, tiempos salvajes, Yo soy quien espía los juegos de los niños, Hola mamoncete, Caramelos podridos o la tranquila, pero demoledora La casa del misterio.

Lee más

De canguros y hombres. (Parte I)

Un australiano le calza una hostia a un canguro, es la noticia que recoge la prensa a partir de un vídeo que circula por internet. Dios bendiga twitter, Facebook y youtube, referentes de los medios de comunicación.

No pretendo entrar en el acalorado debate de si el animalico se la merecía o si el lugareño entra con la guardia baja, el dichoso video me trajo al caletre la triste, pero curiosa historia, del pugilismo con osos y canguros, célebre durante los siglos XIX y XX.

Nuestra peculiar historia comienza en un zoo de Philadelphia, el periódico local Phillipsburg Herald, con fecha del 2 de Abril de 1891 relata como un cuidador del zoo que iba a limpiar la jaula donde se

Recorte del Phillipsburg Herald, 2 de Abril de 1891. Con ilustración muy gráfica de como entrenaba Byrne a su canguro

encontraba el marsupial, observó en este, cierta disposición para jugar, pues se levantaba sobre sus patas traseras y sacaba los brazos como si estuviese boxeando, el ilustre cuidador, admirado, se dejó llevar y muy pronto ambos se vieron cruzando manos, dejando para la posteridad una entrañable e indecorosa estampa. Byrne, que así se llamaba el tipo, viendo las dotes del canguro, decidió adoptarlo como pupilo e instruirlo en el arte del boxeo, no sin antes bautizarlo como John L. en honor a John L. Sullivan célebre boxeador de la época. Si todo ocurrió en el mismo día, no hay constancia, el caso que Byrne nos trajo a John L. y en la misma ciudad, casi un siglo después Silvester Stallone nos trajo a Rocky Balboa ¿Casualidad? Sí.

En Australia, como era de esperar, también tenían sus pleitos con estos animales, varios periódicos refieren casi por la misma época de John L. la existencia de un tal Jack “El canguro luchador” “un animal espléndidamente entrenado y que reta a luchar a cualquiera en el mundo”. Todo estaba a punto para que la rueda de la vergüenza ajena comenzase a girar.

Y así fue, la estupidez se expandió felizmente a lo largo y ancho del globo, dando lugar a todo tipo de espectáculos, ferias, circos, protagonizados por canguros con guantes enfundados y que a modo de exhibición, peleaban contra el primer pelarruecas que asumiera el reto. Si bien, según parece, se trataba de eventos que apostaban más por la comicidad que por la violencia, donde la gracia consistía en observar a un animal adoptar roles humanos con cierto desparpajo. Lo cual no quita que varios animales murieran debido a las duras condiciones de los viajes, los espectáculos viajaban por Europa, América o Australia en una época en la que los conceptos de velocidad y confort eran como poco, dudosos, también se dieron casos de muertes por envenenamiento, dejando para siempre la incertidumbre de si se trataron de despistes involuntarios con la dieta canguril o a rivalidades entre feriantes. Hagan sus apuestas.

El fenómeno tuvo cierta importancia, hasta dejó su estela en el célebre Madison Square Garden de Nueva York. El Garden, por el que desfilaron célebres boxeadores como Alí o Holyfield, antes vio a un canguro botando en un conato de pelea contra un boxeador profesional, tal y como recoge el New York Tribune en Junio de 1893Especial antención merece la exhibición de pugilismo dada en el Madison Square Garden ayer por la tarde […]. Tres asaltos fueron disputados entre “Big Frank” y “Tom” Tully también conocido como “Black Jack”. “Black Jack” es un hombre de california llamado a ser una celebridad del boxeo y “Big Frank” es un canguro…” No sigo, ganó el canguro.

A pesar de todo el relumbrón, las modas, como los youtubers, pronto pierden la atención del respetable, y ya para 1900 la gracia de ver a los canguros boxeadores empezó a resultar cargante. No corrieron la misma suerte las peleas contra osos, la historia de estos combates abarca un periodo más largo, y para colmo, sus peleas con humanos eran cosa más seria, donde llegarían a darse amputaciones, muertes y heridas de toda índole… pero eso lo dejamos para la siguiente entrega.

Articulos interesantes sobre el tema:

ESNPC Blog (en inglés)